Héctor Daer, uno de los secretarios generales de la CGT, negó cualquier alternativa para que esa central obrera pueda ser parte de un acuerdo para el pago segmentado del aguinaldo. La cuestión es tema central en el sector empresario y con primacía en la UIA, incluso con la esperanza de que la Casa Rosada estableciera un DNU al respecto.

Daer fue terminante: "El SAC, como lo establece la ley, deberá pagarse en pocas jornadas ya que no existe otra posibilidad al respecto. Es un tema que para esta CGT está fuera no sólo de discusión sino de cualquier alternativa de negociación". La cúpula de Azopardo siguió con atención los intentos de empleadores asociados en sus respectivas cámaras para tratar de "linkear" la alternativa de las "cómodas cuotas" con el acuerdo de la CGT y la UIA por el pago del 75% del salario a los trabajadores suspendidos.

Los dichos de Daer se enmarcan en el impacto variopinto que suscitó el hecho de la segmentación del medio aguinaldo para trabajadores estatales nacionales y provinciales como también frente a la alternativa de que en tratativas "sector por sector", empresas y gremios terminen pactando alguna fragmentación.

"Nadie puede estar ajeno a las diferentes situaciones en las que se encuentra el empleo en nuestro país, como también nos corresponde remarcar que con la misma voluntad y frontalidad que avalamos el acuerdo para garantizar que los suspendidos cobren el 75% de su sueldo, en un acuerdo marco, la alternativa de fragmenar el SAC no es parte de ninguna deliberación ni definición de la CGT", resumió quien es uno de los conductores de Azopardo.

No obstante esta definición, Daer anticipó que el Sindicato de Sanidad de Capital Federal decidió presentarse ante la Justicia para hacer efectivo el reclamo judicial por el no cumplimiento del decreto que estableció el no pago del boleto en el transporte público, para los trabajadores de la salud, definidos en el grupo de escenciales. "Es decisión tomada, pasaron semanas sin que se resolviera la cuestión", resumió con visible malestar.

El también referente de esa organización sindical de Salud había advertido semanas atrás la posibilidad de acudir a tribunales para que se hiciera efectiva la medida dispuesta por decreto. Cuestión que incluso se tomó en la CGT como uno de las falencias del Gobierno Nacional a la hora de definir medidas e implementarlas. Los más críticos en Azopardo tomaban como referencia base la cuestión del boleto gratis a los sanitaristas, a la hora de que las propias autoridades del ministerio de Economía no pudieran expresar sin dejar lugar a dudas, por qué la decisión de otorgar créditos blandos a las pymes no se cumplió "con la intensidad y expansión que prevía el Gobierno".

En cuanto a la agenda urgente, el ítem teletrabajo que también motorizó a la central obrera, se descarta que será aprobado por el Congreso "en estricta sintonía con la realidad" para una modalidad de labor que pasó del 17% en tiempos donde el coronavirus no era cuestión de Estado, a estos días donde dicha actividad, extraoficialmente se evalúa que alcanza al 47% de los trabajadores registrados del país.