Un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados emitió este martes dictamen sobre el proyecto de ley de etiquetado frontal de alimentos, que fija pautas para una alimentación saludable, por lo que la iniciativa quedó en condiciones de ser debatida por el plenario del cuerpo.

La legislación propuesta establece la colocación de una serie de sellos frontales (octógonos negros y letras blancas) en los envases de alimentos con altos contenidos de sodio, azúcares, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

El texto aprobado y enviado por el Senado en octubre pasado fue tratado por las comisiones de Legislación General, de Acción Social y Salud Pública, de Industria y de Defensa del Consumidor, donde se impuso un dictamen de mayoría impulsado por el Frente de Todos y acompañado por algunos diputados de Juntos por el Cambio y otras bancadas minoritarias, que totalizó 91 firmas, 6 en disidencia.

Además, una docena de diputados del PRO apoyaron un dictamen de minoría de la macrista Carmen Polledo, que proponía diferentes formas de etiquetado de los alimentos, entre otras cuestiones.

En tanto que otros dos integrantes de la bancada opositora avalaron un tercer dictamen, elaborado por Alejandro García, que rechaza la implementación del etiquetado.

Un cuarto dictamen, con cinco firmas, fue propuesto por el oficialista tucumano Pablo Yedlin que marcó algunas diferencias que se suscitarían a partir de la aplicación del proyecto, y que contó con el acompañamiento de legisladores de provincias azucareras, como dos radicales y una jujeña del FdT.

La diputada Daniela Vilar, del Frente de Todos, sostuvo que "hoy los niños y las niñas tienen un 32% de probabilidad de tener problemas de malnutrición, a causa de esta situación que estamos viviendo, de absoluta complejidad de pobreza estructural y de vulnerabilidad en la que estamos viviendo".

La radical Brenda Austin, que forma parte de la veintena de diputados de Juntos por el Cambio que apoyaron el proyecto, explicó: “Acompañamos la media sanción en el convencimiento de que estamos saldando una vieja deuda del Congreso básicamente con dos derechos como son el acceso a la información y el acceso a la salud”.

Con disidencia parcial en relación al dictamen de mayoría, la radical Carla Carrizo, expresó que el modo en que nos alimentamos "tiene que ver con el modo en que vivimos. No solo se trata de vivir más sino de vivir mejor. Es fundamental el cambio de enfoque en el modo en que se producen los alimentos y el modo en el que los consumimos”.

Sobre su discrepancia, que no impedirá que acompañe el proyecto en la votación en general, remarcó: “Las mejores leyes no son las que delegan mucho margen en la reglamentación del Ejecutivo. Por eso se debería especificar bien cuáles son los alimentos obligados, procesados, ultraprocesados".

La iniciativa recibió media sanción del Senado en octubre pasado y se comenzó a discutir en diciembre en la Cámara baja, que desde entonces la abordó en seis reuniones informativas.

Los principales puntos de la Ley de Etiquetado Frontal

-Los alimentos y bebidas sin alcohol deberán incluir octógonos negros al frente de sus etiquetas en los que adviertan sobre los excesos de azúcares, sodio y grasas saturadas y totales y calorías, tomando como referencia los límites del Perfil de Nutrientes establecidos  por la Organización Panamericana para la Salud.

-Las empresas tienen un plazo de 6 meses para adecuarse a la norma. En el caso de las micro, pequeñas y medianas empresas, las cooperativas y los proveedores de la agricultura familiar, que pueden exceder el límite de implementación en un tiempo no mayor a los 12 meses, con posibilidad de prórroga.

-Los alimentos o bebidas sin alcohol que contengan edulcorantes deberán advertirlo debajo de los sellos con la leyenda "Contiene edulcorantes, no recomendable en niños/as". En caso de contener cafeína tendrá que señalar que "Contiene cafeína. Evitar en niños/as". 

-La azúcar común, el aceite vegetal, los frutos secos y sal común de mesa quedan exceptuados de la colocación de sellos en la cara principal de sus paquetes. 

-Los alimentos o bebidas sin alcohol envasados que contengan algún sello no podrán incorporar en sus envases información nutricional complementaria ni la inclusión de logos con avales de sociedades científicas o asociaciones civiles. Tampoco de personajes infantiles, dibujos animados, deportistas, mascotas, juegos, eventos deportivos, premios y regalos.

-Se prohíbe toda forma de publicidad o promoción de alimentos o las bebidas sin alcohol, que tengan al menos un sello de advertencia, que esté dirigida a niñas, niños y adolescentes.

-El Consejo Federal de Educación deberá promover la inclusión de actividades didácticas y fijar una política que establezca contenidos mínimos de educación alimentaria nutricional en los establecimientos educativos del nivel inicial, primario y secundario de todo el país .   

-Los alimentos y bebidas sin alcohol que contengan al menos un sello o leyendas precautorias no podrán ser comercializados en los establecimientos educativos. 

-El Poder Ejecutivo nacional determinará la Autoridad de Aplicación de la presente ley