Debido a problemas de salud, el empresario Franco Macri no se presentará mañana a declarar como imputado ante el juez federal Claudio Bonadio en un desprendimiento de la causa central por los cuadernos de las coimas durante el kirchnerismo.

Así lo confirmaron fuentes judiciales, las que precisaron que los abogados del empresario tenían previsto notificar al juez Bonadio en las próximas horas: según sus allegados, Macri no está en condiciones de concurrir a la audiencia por su salud mental. Incluso, su equipo de defensa evaluaba solicitar por ese mismo motivo la suspensión de la causa en su contra por no estar en condiciones de afrontar las acusaciones por los presuntos montos ilegales recaudados por el entonces titular del Occovi Caludio Uberti y aportados por los titulares de las concesiones viales.

Puntualmente, a Franco y a Gianfranco Macri, padre y hermano del Presidente de la Nación respectivamente, se los cita por la concesión del Acceso Norte, a través de Autopistas del Sol, y a través del grupo concesionario Oeste SA, por el Acceso Oeste.

Gianfranco se encuentra en el exterior y debe regresar de urgencia en los próximos días para poder acudir a la cita.

Junto a los Macri fue convocada una gran cantidad de empresarios cuyas indagatorias extenderán hasta el próximo 27 de diciembre, tras lo cual Bonadio tiene que definir las situaciones procesales de estos nuevos imputados.

El padre del Presidente, de 88 años y fundador del Grupo Socma había sido internado en febrero pasado en el Hospital Italiano tras sufrir una fractura de cadera en un accidente doméstico, por la que fue intervenido quirúrgicamente. En mayo de 2017, Macri había señalado en una entrevista a la revista Noticias que Franco tenía "un proceso de demencia en avance". "Cuando amanece, tiene un par de horas de extrema lucidez y después te empieza a repetir las cosas. Por momentos se le va a la mierda la cabeza. Es complicado porque sigue siendo Franco Macri", señaló.