El Frente Renovador y el bloque Justicialista pidieron una sesión especial en Diputados para el próximo 8 de agosto con el objetivo de derogar el decreto 638/18 que habilita a las Fuerzas Armadas a intervenir en seguridad interior.

La convocatoria a sesión especial fue impulsada por el massismo, comandado por Graciela Camaño, y respaldada por el justicialista Diego Bossio.

El temario de la sesión incluye cuatro proyectos de derogación del decreto (entre ellos, uno presentado por el jefe del bloque FPV-PJ, Agustín Rossi), dos de rechazo a la medida, y el proyecto de "Ley de Seguridad Ampliada y Atribuciones Subsidiarias de Defensa".

Este proyecto, que había sido presentado en 2017 por el entonces diputado nacional Sergio Massa, modifica la Ley 23.554 de Defensa Nacional de manera tal de conferirle mayor flexibilidad a las funciones y competencias de las Fuerzas Armadas.

La convocatoria del massismo contaría con la asistencia del bloque kirchnerista, según supo NA.

El Frente Renovador había expresado su malestar con el decreto al sostener que "el Presidente pasó por alto al Congreso", por lo que Camaño presentó una nota formal al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio MOnzó, para pedir que la reforma militar sea remitida al Parlamento para su discusión.