Luego de llevar adelante dos jornadas de asambleas en las escuelas de la provincia, los sindicatos docentes se aprestaban a decretar otro paro por 48 horas cuando llegó la convocatoria de la administración bonaerense, que encabeza María Eugenia Vidal, para regresar a la mesa de discusión paritaria.

La cita será mañana desde las 9 en la cartera de Economía con un punto crucial a resolver que vienen sosteniendo los maestros y profesores: recuperar la mayor cantidad de poder adquisitivo perdido en 2018. Para ello además de la "unidad en acción por la queja" también incluyen la determinación judicial que sustentó la validez del reclamo para equiparar paritaria a inflación ya en la pulseada 2018 y la nula chance de aplicar el pago de adicionales por presentismo.

La pérdida salarial 2018 es el eje de conflicto, Vidal ofreció ajuste por inflación y 5% adicional

En efecto, el Frente de Unidad Docente bonaerense (FUD) estaba a punto de convocar a otra medida de fuerza para continuar su plan de lucha por salarios y mejores condiciones de labor. Fue el Ministerio de Trabajo de la provincia el que ratificó el encuentro en La Plata, alternativa que tupo repercuisiones en el arco sindical docente. Tras conocer el llamado, Mirta Petrocini, presidente de la Federación de Educadores Bonaerense (FEB) consideró: "En esta convocatoria se debe dar respuesta urgente al pedido docente de recuperar lo que perdimos en 2018. La situación se ha vuelto insostenible". De esta forma la representante sindical señaló: "El gobierno debe tomar nota del grave momento que atraviesa nuestro sector.

Por su parte el titular de Udocba, Miguel Díaz, le aseveró a BAE Negocios que el frente gremial asiste con la mejor voluntad de diálogo, lo cual no los exime de esgrimir argumentos concretos a favor de sus requerimientos, esas herramientas incluyen la órbita judicial. "Nadie puede estar ajeno a la decisión de la Justicia la cual falló que nosotros tenemos que recuperar salario 2018 de acuerdo a la inflación. Si la gobernadora Vidal hubiese aplicado ese fallo se hubiese podido evitar los conflictos el año pasado y este año". Lejos de considerar que la pulseada salarial tenga neta incidencia política incluso en un año electoral Díaz agregó que si algo no se puede objetar a los sindicatos "es la voluntad de diálogo" y acotó: "Nos queda mantener la humildad, que no menoscaba en modo alguno la convicción, para solicitarle de la mejor manera a la gobernadora que resuelva este tema. Los docentes de la provincia merecen que se los respete y los pibes merecen una educación digna".

El 27 de febrero pasado, el gobierno provincial hizo el último ofrecimiento, que fue rechazado. Esa propuesta consistía en un aumento de los haberes de 2019 en base al índice de inflación, más un 5 por ciento adicional en diciembre. También contemplaba el incremento en el salario inicial del maestro de grado que recién se inicia y la posibilidad de compensar a aquellos trabajadores que tuvieran con ingresos familiares por debajo de la línea de pobreza.