Juntos por el Cambio afirmó este lunes que la reforma judicial impulsada por el Gobierno representa "la puesta en marcha de un plan de impunidad para las causas de corrupción que afectan a integrantes del oficialismo" y comparó una eventual ampliación de la Corte Suprema con la "mayoría automática" de los años noventa.

"El proyecto enviado al Senado es contradictorio con la reforma de fondo del sistema de enjuiciamiento penal, concebida por el nuevo Código Procesal Penal Federal. El sistema acusatorio demanda más fiscales y no más jueces", afirmó la coalición opositora en un comunicado lanzado este lunes luego de una reunión virtual de sus principales dirigentes.

El texto critica además el costo fiscal que tendría la reforma, que estimaron en unos $4000 millones al año. "En un contexto en el cual la economía se derrumba en una escala sin precedentes, crecen el desempleo, la desigualdad y la pobreza, los esfuerzos de los tres poderes del Estado y de las fuerzas políticas deben estar puestos en trabajar en una mejora sustancial del Estado, para hacerlo más productivo y en la eliminación de los privilegios", expresó al respecto.

En ese sentido, el escrito afirmó que "semejante desconexión respecto de lo que deberían ser las prioridades del gobierno en el actual escenario, no tiene otra explicación que la puesta en marcha de un plan de impunidad para las causas de corrupción que afectan a integrantes del oficialismo".

Los dirigentes opositores también volvieron a rechazar la parte de la reforma que busca modificar la Corte Suprema y que estudia la posibilidad de ampliar los miembros del máximo tribunal al compararla con la "mayoría automática" del menemismo: "Se trata de una reedición agravada de las reformas de la década de los noventa, cuándo se amplió la Corte Suprema de cinco a nueve miembros para crear la 'mayoría automática'; apareció el per saltum para facilitar privatizaciones irregulares; se duplicaron los cargos del fuero en lo criminal federal de la Capital para designar jueces propios, y se integró la Cámara de Casación con magistrados sin la capacitación y la decencia que demanda el cargo", afirmaron.

La semana pasada, Juntos por el Cambio había ya emitido un comunicado en el rechazaba la intención del Gobierno de introducir modificaciones en la Corte Suprema, pero no se había referido todavía al proyecto en concreto que el jueves último envió al Senado Alberto Fernández, enfocado sobre todo en una reforma de la justicia federal.

El sábado, sin embargo, algunos líderes opositores reivindicaron el banderazo convocado en diferentes puntos del pais en contra de la reforma, que fue motorizado por las propias redes de militantes vinculadas a JxC. "La independencia de la Justicia es central para el desarrollo de la Argentina", había dicho al respecto al presidenta del PRO, Patricia Bullrich.  

El comunicado lanzado este lunes fue firmado por el ex presidente Mauricio Macri y por varios dirigentes del ala dura opositora, pero también por otros pertenecientes al sector moderado como Horacio Rodríguez Larreta y Martín Lousteau, aunque no figura la ex gobernadora María Eugenia Vidal.

La lista completa de firmantes es la siguiente: Mauricio Macri, Alfredo Cornejo, Patricia Bullrich, Maximiliano Ferraro, Mario Negri, Luis Naidenoff, Martin Lousteau, Humberto Schiavonni, Juan Manuel López, Cristian Ritondo, Horacio Rodriguez Larreta y  Miguel Ángel Pichetto.