Al participar en Brasil de la Cumbre del Mercosur, que significó la última actividad internacional de su mandato, el presidente Mauricio Macri destacó la necesidad de resolver "con más democracia" las "tensiones" en la región, que incluyeron en los últimos tiempos conflictos en Bolivia, Chile, Venezuela y Ecuador.

"Los problemas en democracia se resuelven con más democracia y más diálogo", aseguró el mandatario, al tomar la palabra en el plenario realizado en la ciudad de Rio Grande do Sul, a cinco días de traspasar el mando a Alberto Fernández. También planteó la importancia de fortalecer y darle continuidad a la política seguida por el bloque durante estos cuatro años para avanzar "en la convergencia con los países de la Alianza del Pacífico".

Remarcó que el Mercosur debe continuar "profundizando la negociación de acuerdos" para avanzar hacia una mejor inserción global y para "aumentar la competitividad y la participación de nuestras economías en los flujos de comercio e inversiones".

En la reunión, Brasil propuso la rebaja del Arancel Externo Común para el comercio intrabloque, del actual 35% al 12,5%, pero la postura de la gestión de Macri fue dejar el tema abierto para que lo resuelva el próximo gobierno de Alberto Fernández.