La Legislatura porteña aprobó hoy, con 53 votos positivos sobre 57 presentes (tres ausentes), dos leyes que facultan al Ejecutivo a tomar deuda por hasta 150 millones de dólares con el objetivo de afrontar la crisis sanitaria derivada del coronavirus y a realizar el pago parcial de compromiso con proveedores del Estado a través de bonos.

La sesión, que se desarrolló durante tres horas en el Salón Dorado del Palacio Legislativo para permitir el distanciamiento entre los legisladores, sirvió además para que el cuerpo refrende -con similar adhesión- una serie de decretos suscriptos por Horacio Rodríguez Larreta para acompañar las medidas de aislamiento social obligatorio impulsadas por el gobierno nacional.

En un encuentro que algunos legisladores definieron como "catártico", en el que se repitieron elogios al trabajo mancomunado de los gobiernos y también se pudieron escuchar críticas al manejo de la crisis, el oficialismo local, sus aliados y bloques opositores -entre ellos el Frente de Todos- votaron juntos en todos los expedientes tratados.

Según destacó en su discurso el diputado Leandro Santoro (FdT), se trató de la primera ocasión en la que el espacio que él integra apoya la toma de préstamos por parte de la Ciudad.

“En momentos de crisis como esta, en términos fiscales un Estado puede ser cualquier cosa menos austero, debe ser sobrio e inteligente a la hora de gastar, pero tiene que gastar”, dijo Santoro y añadió que “si por primera vez el FdT vota el acompañamiento al endeudamiento público es porque el Estado necesita herramientas para hacer frente a un momento de excepción”.

Su compañera de bloque, María Rosa Muiños, reconoció que la cuarentena “obliga a aumentar el gasto público, genera recesión y reducción de recursos” y que “el Ejecutivo propone financiarlo con emisiones de deuda” aunque hubiera sido preferible “la reasignación presupuestaria, ya que determinados gastos no van a ser ejecutados en tiempo y forma, justamente por las condiciones de aislamiento obligatorio”.

Por su parte, el presidente de la comisión de Presupuesto, Claudio Romero (Vamos Juntos), aseguró que el endeudamiento permitirá "tener cubierto todos los gastos previstos por la crisis" y señaló que los fondos serán destinados al gasto sanitario.

Según informaron diversas fuentes oficiales a Télam, los préstamos serán solicitados ante organismos como el Banco Interamericano o la Corporación Andina de Fomento, "los únicos que están abiertos en este contexto".

La oposición al proyecto de endeudamiento vino de parte de los legisladores del Frente de Izquierda. Al respecto, Myriam Bregman (PTS-FIT) afirmó que si bien se está “ante un nuevo virus” hay “respuestas viejas del estado en salud, educación y endeudamiento”.

“Tuvimos que hacer un amparo para que se le diga al gobierno de la Ciudad que un chico no puede tener los saquitos de té contados por los días hábiles. La sentencia que conseguimos, y esperamos que no se les ocurra apelar, dice que no les pueden dar lo mismo a un chico de 3 que a uno de 16”, comentó en referencia a las viandas de asistencia alimentaria que se brindan en los comedores escolares.

En la sesión se aprobó también el pago parcial de deudas a proveedores por un monto de 9.000 millones de pesos con bonos.

Esta medida tiene un antecedente cercano, ya que el Gobierno porteño ya la había aplicado por ese mismo monto para con sus deudas hasta el 31 de diciembre de 2019.

Romero dijo que los proveedores cobrarán una parte en efectivo y la otra con bonos que podrán canjear en el Banco Ciudad con tasas "muy atractivas".