Roberto Lavagna, el candidato a presidente por  Consenso Federal, rechazó de plano integrar el gabinete de su contrincante Alberto Fernández en caso de que gane en las elecciones generales al afirmar que si no es presidente, no será "nada". Aún así, enfatizó que su espacio político está dispuesto a "sentarse en una mesa de diálogo" con el próximo gobierno.

Consultado en radio La Red si será "Presidente o nada" en caso de que el 27 de octubre gane el Frente de Todos, respondió: "nada".

Sin embargo, aclaró: "Eso no significa que el espacio político al que pertenezco no esté dispuesto a sentarse en una mesa de diálogo", y recordó que "hace un año que venimos hablando de formar un gobierno de unidad nacional".

Por otra parte, reiteró que se sintió "incómodo" durante el debate presidencial del domingo "porque era poco lo que se podía contribuir en términos de disminuir la fuerte polarización que predomina en la política argentina hace ya varios años".

Lavagna cree que "es preferible que sea más flexible el debate y que haya tiempos distintos", aunque reconoció que al haber "seis candidatos se hace difícil manejarlo", y "es mejor que haya algo, a que no haya nada".

Más tarde, en declaraciones a radio AM 990, el ex ministro de Economía explicó que en el debate le molestó "la sensación de que dos actores centrales no tenían mucha voluntad de diálogo entre sí".

Te puede interesar:

 

"Nosotros insistimos en la absoluta necesidad de un gobierno con mayores consensos. La crisis es compleja y se necesita que la política, en las cuestiones centrales, esté en la misma línea", indicó.

"Hay que demostrar que se puede poner a la economía de pie de vuelta, que se puede generar empleo. Por eso es importante que haya representaciones múltiples en el Congreso, más allá de la elección presidencial", sostuvo el postulante.