El final de la Copa del Mundo, la crisis económica y el escándalo en el que se vio envuelta la gobernadora María Eugenia Vidal en los últimos días a raíz de las denuncias sobre aportantes truchos a la campaña de Cambiemos, advirtieron al Partido Justicialista de la provincia de Buenos sobre la necesidad de acelerar los tiempos políticos.

Es ante ello que algunos candidatos comenzarán en los próximos días a recorrer la provincia conscientes de que ante la debilidad de la gobernadora, se abrió una posibilidad cierta de recuperar la provincia para el peronismo en 2019.

Días atrás, una docena de intendentes entre los que se encontraban el vicepresidente del PJ, Fernando Gray, Juan Zabaleta y Gabriel Katopodis, apuraron a su par de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, para que comience a "caminar" el distrito bajo algunos argumentos que consideraron de peso.

"Los jefes comunales entendieron que Martín es el más conocido" y por lo tanto quien mejor puede transmitir un mensaje a "quienes no comulgan con la política", sostuvo entre otras cosas, una fuente consultada.

Sin embargo, Insaurralde prefirió patear la pelota para adelante, por lo que recién en las próximas semanas se lo vería caminando la provincia con traje de candidato y con una estrategia discursiva que incluya el atacar los flancos débiles de Vidal.

Otra potencial candidata es la de la intendenta Verónica Magario (La Matanza), quien pese a mantener un perfil bajo, aparece con buenas chances de alcanzar el sillón de Dardo Rocha, entre otras cuestiones, por haber sido una de las que más confrontó con la mandataria provincial ya fuere por falta de obras de la provincia en su municipio o a raíz de la inseguridad.

A ese pelotón, se suma el intendente Francisco "Paco" Durañona (San Antonio de Areco), otro de los que se animó a enfrentar a la gobernadora en temas sensibles como impuestos y coparticipación, pero además, quien no dudó en poner en cuestión a la propia conducción del PJ bonaerense por entender que incurrían en un olvidó respecto a los problemas del interior profundo.

También la ex ministra de Economía bonaerense Silvina Batakis, el ex titular de la Cámara de Diputados Julián Domínguez y el diputado nacional por el Frente Renovador, Daniel Arroyo, dijeron estar dispuestos a pelearle el cargo a Vidal por dentro del Justicialismo.

Consultada por este diario respecto a los nombres que se van sumando a la grilla de candidatos, una fuente del conurbano dijo que lo que sucede es que al "empezar a bajar la imagen de María Eugenia, los que antes no se le animaban o no la querían tocar, ahora ven que Macri y las denuncias por aportes truchos de campaña se la está llevando puesta y se le envalentonaron".

Otra fuente, dejó entrever la posibilidad "de que más temprano que tarde", haya "negociaciones entre los principales dirigentes" para evitar ir a una primaria abierta.

Planteada esa hipótesis, otro dirigente del interior bonaerense consideró que una PASO "ayudaría a aglutinar a muchísimos actores dentro del peronismo que no tienen relación orgánica con La Campora ni con el PJ tradicional y por lo tanto, carecen de representación y de articulación".

Advirtió además, que no le llamaría la atención "que Máximo y Martín se sienten y lleguen a un acuerdo", con lo que terminarían catapultando a Magario o a Insaurralde por separados, o a ambos compartiendo fórmula. O bien a la matancera instalada en una candidatura nacional, mientras que Insaurralde se queda en la provincia".

"Más allá de estás especulaciones, los consultados coincidieron en que la senadora Cristina Kirchner es la que mejor mide en las encuestas, por lo que la mayoría de los intendentes, tal como lo hicieran en las elecciones de mediano terminó del año pasado para no resignar concejales y quedar en minoría en sus legislaturas locales, en 2019 se encolumnarán bajo su paraguas "para no seguir resignando intendencias peronistas".