Estrategia unificada al máximo. El objetivo de la triple reelección tendrá una actividad conjunta no tradicional de los tres principales referentes de Juntos por el Cambio. Los coordinadores de campaña del presidente Mauricio Macri, de la goberndora María Eugenia Vidal y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, coordinan una transmisión en vivo vía Facebook.

La apuesta tiene sus riesgos y sus ventajas. El Presidente no pasa por su mejor momento de popularidad, a pesar de que las encuestas vienen mostrando un leve repunte en su imagen positiva personal y de gestión. Y Vidal tiene una pulseada compleja en la provincia de Buenos Aires, donde el peronismo unificado tras la candidatura Axel Kicillof-Verónica Magario y el potente arrastre de Cristina Fernández, especialmente en el conurbano, la colocan en zona de incertidumbre.

El que aparece con una situación electoral un poco más holgada es Rodríguez Larreta, quien le lleva entre 10 y 15 puntos de ventaja al postulante del Frente de Todos, Matías Lammens. "La distancia está bien, pero no hay que olvidarse que en la ciudad de Buenos Aires se evita el balotaje con más del 50% de los votos. Y estamos en 46,3%", explican en el gobierno porteño.

Larreta tiene una intención de voto de 46,3%. Su gestión, 15 puntos más de imagen positiva

Las mediciones que realiza el equipo de Larreta no lo hacen candidato contra candidato, sino por  boletas completas, porque creen que así va a comportarse el electorado. Esa necesidad de salir a capturar los votos dispersos involucra a todos los perfiles del espacio Juntos por el Cambio.

Con ese objetivo, están pautadas actividades con Macri una vez por semana; pisar la provincia de Buenos Aires junto con Vidal y dispersar a los candidatos y referentes en sus mejores barrios: Elisa Carrió en el corredor norte -hará alguna actividad acotada, por su estado de salud, explican-, Martín Lousteau se ocupa del sector de voto más progresista que identificqan como el "corredor de avenida Rivadavia" y Diego Santilli se encarga de armar las reuniones vinculadas con seguridad.

En el equipo porteño aseguran que no habrá una actividad descollante de cierre, sino que continuarán con "gestión y presencia". Y remarcan: "Horacio tiene poco más del 43% de intención de voto pero la imagen positiva de la gestión en la Ciudad es más del 60%. A esa porción vamos a apuntar".

En ese contexto, la pregunta es si la presencia de Macri suma o resta. Sobre todo porque en la ciudad de Buenos Aires es donde más se sintieron, por ejemplo, los tarifazos producto de la quita de subsidios. Pero creen que también es donde penetra mejor el trío temático-discursivo que se baja desde la Casa Rosada: que la economía da signos de detener la caída, que el dólar quieto es una señal de mejora y que los acuerdos internacionales tendrán beneficios.

Quedan 20 días para las primarias, el primer test que marcará los puestos de largada en la carrera hacia el 27 de octubre, donde se juega por los puntos.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos