El ex presidente Mauricio Macri le restó apoyo a la posibilidad de que el ministro de la Corte Suprema Horacio Rosatti pueda ocupar la presidencia del Alto Tribunal cuando se produzca el próximo recambio , a pesar de que fue uno de los dos ministros que nombró durante su mandato.

Macri se mostró decepcionado con la actuación de Rosatti, a quien promovió como juez de la Corte Suprema de Justicia cuando fue presidente de la Nación, junto con Carlos Rosenkrantz, quien finalmente quedó a cargo de la titularidad del cuerpos.

"Yo respeto su calidad y su honorabilidad. Pero él ha votado hasta ahora con un sesgo muy anticapitalista. Entonces, no es bueno", sostuvo Macri en una entrevista con La Nación Más.

Para Macri, "para el desarrollo de la Argentina hay que volver a valorar el empleo privado de calidad para todos los argentinos y no seguir apostando al atropello del estatismo y sacando fallos en los que vuelve a ratificar que está bien cobrar cualquier impuesto", remarcó.

Las declaraciones de Macri en el canal La Nación+

La relación con los miembros de la Corte Suprema

El ex presidente y líder del Pro evitó hacer más precisiones al respecto al señalar que "no tienen que opinar ni el Presidente ni el ex Presidente" sobre la futura presidencia de la Corte Suprema sino que es una decisión "que toman los miembros" del tribunal.

Recordó que cuando era presidente decidió "recomendar a dos personas y el Senado las votó", en referencia a Rosatti y Rosenkrantz que fueron nominados primero por decreto en comisión, y luego de remitieron sus pliegos para que los vote la cámara Alta con los dos tercios de los votos.

Insistió en que Rosatti tuvo fallos con sesgo "anticapitalista" pero evitó seguir opinando sobre él o sobre Rosenkrantz, actual titular.

En cambio, dijo que con quien más tuvo relación fue con quien era presidente de la Corte Suprema cuando asumió, Ricardo Lorenzetti, quien es todavía integrante del Tribunal. "Quise mantener la lógica distancia", puntualizó.