El ex presidente Mauricio Macri encabezó una cumbre con los integrantes de la mesa nacional del PRO para “analizar la coyuntura nacional” y determinar “los pasos a seguir” del partido, en una reunión que duró más de dos horas.

Del encuentro participaron Macri, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, la ex ministra de Seguridad y designada presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y el ex senador y ex candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto. También concurrieron el senador y presidente saliente del partido, Humberto Schiavoni, y el diputado y titular del bloque PRO, Cristian Ritondo.

La reunión se llevó a cabo en las oficinas que Macri montó en Vicente López, a pocas cuadras de la Quinta de Olivos. A la salida del encuentro, Bullrich sostuvo que fue “una reunión donde la mesa del PRO junto a Miguel Pichetto y Mauricio Macri trabajó una serie de temas importantes”, que el espacio considera “que son los temas de debate” actuales.

Entre ellos mencionó “la necesidad de cuidar fuertemente la República y la Justicia” y, al respecto, la ex ministra remarcó que “algunas de las medidas que se han tomado lesionan la independencia de la Justicia. Intentar auditar el sistema de protección de testigos protegidos por los acuerdos que hizo la Justicia es una barrabasada, un intento más por eludir la Justicia”, señaló Bullrich en declaraciones a los periodistas.

A su turno, Pichetto, quien también ofició de vocero de la reunión del PRO, dijo que a Macri lo vio “muy bien, con un gran interés sobre los temas del país, con una visión de prudencia y responsabilidad y siguiendo atentamente todos los acontecimientos”.

Se trató de uno de los primeros encuentros del ex mandatario con los principales dirigentes del PRO, a un poco más de 60 días de abandonar la Casa Rosada.

En tanto, la ex ministra remarcó que la decisión de no hacer apariciones públicas de parte de Macri refleja una actitud “republicana” y “patriótica” que se realiza en otros países como Estados Unidos y Chile, donde los ex mandatarios no se “entrometen” en las decisiones del nuevo gobierno.

Las apariciones públicas de Macri comenzaron el miércoles, cuando trascendió que el ex presidente de Boca visitó en un hospital porteño a un niño de cuatro años.