El ex presidente Mauricio Macri repudió el tuit del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, contra el humorista gráfico Nik y aseguró que "el final de esta época oscura está cerca".

A través de un hilo de Twitter titulado "Todos somos Nik", el líder del PRO afirmó: "No salgo de mi asombro. El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, amenazó a Nik por criticar desde un tuit la entrega de heladeras, garrafas y viajes de egresados con fines electorales".

"En respuesta a ese tuit, el ministro Fernández identificó públicamente la escuela a la que asisten las hijas de Nik, buscando no sólo amedrentar al autor y a sus hijas, sino al mismo tiempo a cualquier otro ciudadano que se atreva a criticar al Gobierno", advirtió el referente opositor.

Sin embargo, Macri remarcó que "esta vez el miedo no triunfó. Ciudadanos y organizaciones repudiaron de inmediato al ministro".

"Estamos cansados de las agresiones y la soberbia. Ya le dijimos 'basta', ya no le tenemos miedo, somos millones los que sentimos este hastío", agregó.

Para el ex mandatario, "la cultura del poder intimidador que representan el ministro Aníbal Fernández, el Gobierno nacional y el kirchnerismo, ha perdido su poder, está terminada".

"Esperamos que la Justicia actúe. Tenemos que confiar en que algo nos ampara ante un Gobierno que busca atemorizar a opositores y a personas que simplemente se expresan en libertad. Mientras escribo esto, Fernández acaba de declarar a la prensa que 'Nik vive agraviándonos, tratando de justificar el horrible contenido de su tuit como una reacción proporcional'. Es tan insensato que un ministro se compare con un ciudadano que es difícil encontrar explicación", manifestó el referente del PRO.

Y concluyó: "En todo caso, esa breve frase de Fernández funciona como una biopsia que demuestra la completa alienación en la que se encuentra el gobierno. El final de esta época oscura está cerca".

Como cierre de su hilo, Macri envió "un abrazo a Nik y a su familia".

El repudio de Patricia Bullrich a Aníbal Fernández

Por su parte, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, aseguró que "es una barbaridad" que Aníbal Fernández "se convierta en el ministro de la amenaza y la inseguridad" y reiteró su pedido para que sea removido del cargo tras el polémico tuit del funcionario contra el humorista gráfico Nik.

La referente opositora consideró que el mensaje del ministro de Seguridad "no fue un exabrupto" y acusó al funcionario nacional de haber usado "el aparato estatal" para arremeter contra el caricaturista.

"Sin dudas, lo saco de algún lugar. Es una información de inteligencia y lo está amenazando", enfatizó la ex ministra de Seguridad al referirse al tuit de Aníbal Fernández.

Además, Bullrich dijo que se trató de "una amenaza contra toda la población" y agregó: "Me parece una barbaridad que se convierta en el ministro de la amenaza y la inseguridad y ponga a los hijos".

"Hemos pedido la renuncia de Fernández. Esperemos que el Presidente proceda", afirmó la dirigente en declaraciones radiales, tras indicar que "éste es un Gobierno cerrado". Y lanzó: "Qué podemos esperar de un Gabinete que apunta al control social mediante dádivas a la gente?".

La respuesta de Graciana Peñafort

Quien le respondió directamente a Macri fue la directora de Asuntos Jurídicos del Senado, Graciana Peñafort.

La abogada cercana a Cristina Kirchner citó el tuit del ex presidente junto con una foja judicial y afirmó que lo verdaderamente "amenazante" es que funcionarios del gobierno de Cambiemos tuvieran "datos ilegales" de su persona.

"Hola Mauricio, ¿sabes qué es amenazante? Que encuentren estos informes ilegales en poder de funcionarios públicos del gobierno que conducías. ¿Podrías explicar por qué tus funcionarios tenían nuestros datos de modo ilegal y vulnerando nuestra seguridad e intimidad?", señaló.

Junto con su posteo, la funcionaria mostró un documento judicial en el que se muestra que dos ex empleados de la AFI procesados en la causa del espionaje ilegal a funcionarios y opositores al macrismo poseían un "dossier" con datos sobre la propia Peñafort y sobre el abogado Alejandro Rúa.

La letrada también calificó de "amenaza" las escuchas ilegales de las conversaciones entre ex funcionarios kirchneristas presos y sus abogados.

Peñafort agregó: "¿Te podés hacer hacer una idea del miedo y la preocupación que tenemos después de enterarnos de esto? Yo no sé quiénes tienen mis datos, ni para qué van a usarlos. Ni quién, ni para qué, ni por orden de quién tu gobierno que grabó y escuchó lo que charlaba con mis clientes".

"¿Podés solidarizarte con nosotros también?", cerró la abogada, dirigiéndose una vez más a Macri.