La decisión de ir juntos en la boleta en las próximas elecciones es casi un hecho. Sin embargo, a diferencia del presidente Mauricio Macri que buscará acotar la participación de la UCR en las listas de diputados y senadores nacionales para que queden en manos de candidatos de PRO; la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, reforzará el vínculo con el radicalismo a partir de repetir la fórmula de 2015 con su vice, el radical Daniel Salvador.

El acuerdo para que los candidatos a gobernadores de las provincias que desdoblan sus comicios no puedan luego postularse a cargos nacionales en octubre lleva la firma de los tres referentes partidarios de la alianza Cambiemos, Humberto Schiavoni, de PRO; Alfredo Cornejo, de la UCR; y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica. Aún así, la idea surgió dentro de las filas del macrismo como un modo de incidir en la resolución de las internas en Córdoba, donde el jefe del interbloque de diputados de esa coalición, Mario Negri; y el intendente de la capital cordobesa, Ramón Mestre, se mantienen firmes en pelear por la gobernación de ese distrito. En la Casa Rosada también consideran que con esa medida conseguirán que haya un menor número de dirigentes radicales en las boletas, sin la necesidad de tener que tensionar la relación con el histórico partido.

"Con el documento que se firmó vamos a poder tener listas más PRO", soltó una fuente gubernamental, en referencia al texto que señala que "las autoridades de los partidos fundadores de Cambiemos decidieron establecer que quienes sean candidatos a gobernador no podrán optar por competir en las elecciones" nacionales".

Distinta es la postura que adoptará Vidal, quien si bien se alineará con el Poder Ejecutivo nacional, al punto de aceptar unificar los comicios provinciales con los nacionales, intentará afianzar el lazo con el radicalismo. Desde su entorno más cercano sostuvieron que si bien Salvador "a nivel electoral no suma votos, es muy importante desde lo institucional". En términos concretos, es quien le asegurará a la gobernadora bonaerense una buena llegada a los intendentes radicales, sin hacerle sombra.