Más de la mitad de los vecinos de la villa 31, en el barrio de Retiro, tuvieron coronavirus (Covid-19), según los resultados de un testeo realizado por el gobierno de la Ciudad para buscar personas con anticuerpos. El mismo operativo se realiza en Villa Azul, en Quilmes.

Los primeros estudios con testeos serológicos IgG en la Ciudad de Buenos Aires fueron realizados en la Villa 31 "para medir la cantidad de personas con anticuerpos de coronavirus", describió el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, quien explicó que las pruebas "demostraron que el 53% de los residentes cursaron la enfermedad".

A través de su cuenta de Twitter, el Ministro afirmó que los resultados demuestran que "por cada caso confirmado con PCR, otras 9 personas testearon positivo para anticuerpos, lo que indica que tuvieron el virus pero no recuerdan haber presentado síntomas, por lo que decidieron no consultar al sistema de salud". 

Frente a los resultados, Quirós explicó que "vemos solamente la punta del iceberg y que debajo hay una gran cantidad de personas que circulan con la enfermedad sin notarlo". 

En paralelo, el operativo para encontrar a personas que generan anticuerpos contra el Covid-19, también comenzó en la Villa Azul de Quilmes, uno de los barrios más vulnerables por el SaRs-CoV-2 en el conurbano bonaerense, donde desde el inicio de la pandemia se contabilizaron 336 casos positivos. 

El operativo en esa barriada que habitan unas 5 mil personas se inició este miércoles con la presencia del viceministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak, y concluirá mañana, cuando se obtenga el resultado de anticuerpos de una muestra representativa de 320 habitantes, a los que se les extraerá unas gotas de sangre de un dedo para su análisis.

"Desde el inicio de la pandemia hisopamos a 630 personas de Villa Azul de los cuales 336 dieron positivo para Covid-19", explicó Leticia Ceriani, subsecretaria de Gestión de la Información, Educación Permanente y Fiscalización del ministerio de Salud bonaerense quien también participó del operativo junto con el secretario de Salud de Quilmes, Jonatan Konfino.

La funcionaria explicó que "esta prueba piloto también se extenderá a otros barrios vulnerables de la Provincia, no ya con un fin diagnóstico, sino de investigación, vigilancia y seroprevalencia de anticuerpos para SARS-Cov2".

La iniciativa apunta a conocer mejor cómo se comporta el virus, observar en qué proporción resultó asintomático, en qué sectores del barrio circuló, reforzar los cuidados donde haga falta y reconocer potenciales donantes de plasma.

Ceriani explicó que "en estos meses se han realizado búsquedas activas de casos en barrios vulnerables como Villa Azul, a fin de realizar la atención y el aislamiento tanto de los infectados como de sus contactos estrechos para poder controlar la circulación del virus".