El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el economista Roberto Lavagna, comenzaron a fijar distancia ante la aspiración irreductible de este último de ser candidato de un frente electoral de consenso que evite las primarias abiertas.

Como paso previo a la ruptura, el ultimo martes en la sede de la Sociedad Rural, Massa aceleró su lanzamiento como precandidato presidencial por Alternativa Federal, anunciando sus 10 Compromisos por la Argentina, entre los que figuran "el crecimiento, el desarrollo y la prosperidad inclusiva".

Un día más tarde, el tigrense visitó el partido bonaerense de Escobar, donde junto al Intendente local, Ariel Sujarchuk, se mostró con otros jefes comunales referenciados en el PJ bonaerense y cercanos a la senadora Cristina Kirchner, como Gustavo Menéndez y Leonardo Nardini y junto a industriales, trabajadores y al economista camporista Santiago Fraschina. Allí, destacó la importancia de defender a las pymes y a la industria nacional con todos los sectores productivos y "sin banderas políticas".

Massa contestó el desaire del economista con una actividad de campaña junto a Marcelo Tinelli

Esos movimientos chocaron de frente contra dos de los principios fundacionales de Lavagna: el de erigirse en un candidato de consenso eludiendo las PASO y, al mismo tiempo, evitar confluir en un mismo espacio con la ex jefa de Estado.

"Massa está en un proyecto de una interna de un sector del justicialismo" y "yo formo parte de un proyecto que busca formar consensos para gobernar. Son dos cosas completamente distintas", refirió ayer Lavagna, al dar por sentado el divorcio de su ex socio político, tras lo cual agregó: "Imagínese una interna del justicialismo que intenta imponerle un candidato de esa interna a otros sectores como radicales y socialistas. Es lo contrario de lo que uno está buscando, que no es un gobierno de partidos, sino de partidos y de sociedad civil".

El ex ministro de Economía, quien anticipó que avanza en la construcción de un espacio multipartidario al que denominará "Consenso 19", dijo que busca ver cómo se "sale de la grieta", apuntando "hacia un centro progresista la mayor cantidad de voluntades", entre los que mencionó a sectores del justicialismo, el radicalismo, el socialismo, el GEN, y empresarios y sindicatos, entre otros.

En tanto que dispuesto a profundizar la ruptura con Lavagna, Massa anunció que por estas horas cursará invitaciones al diálogo "a todos los líderes" que "forman parte de la oposición", incluida Cristina Kirchner, aunque evitó nombrarla, pero si mencionó a Unidad Ciudadana y al Frente Progresista.

Luego, y tras advertir que no se siente "dueño de la verdad", consideró que "el 11 de diciembre la tarea que empieza en Argentina es la de recuperar la economía y el poder de compra de jubilados y trabajadores", lo que consideró una tarea titánica.

En otro paso doble electoral, el tigrense visitó ayer junto al conductor televisivo Marcelo Tinelli y al intendente Luis Andreotti (San Fernando) la Fundación La Flía, que ofrece capacitación laboral y contención psicológica a personas sin trabajo.

Tras el encuentro, Massa afirmó en su cuenta de Twitter que "el compromiso por la Argentina del trabajo, es un punto de encuentro que comparto con Marcelo Tinelli".

Ver más productos

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos