La dirigente social y líder de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala, pidió este viernes al Gobierno nacional "hacer algo" por los "presos políticos" y denunció que en Jujuy continúa la "persecución judicial" contra la oposición del gobernador Gerardo Morales. 

"Pareciera que Jujuy no fuera una provincia argentina. Acá nosotros seguimos sufriendo la persecución judicial", lamentó Sala en diálogo con AM 750.

Luego de ser condenada a tres años y seis meses de prisión efectiva en la causa que se inició en 2009 por "amenazas" al entonces senador Morales, la dirigente social reiteró que la provincia del norte es "el laboratorio de la persecución política que todavía sigue activo".

"Morales me utiliza como "títere" para las elecciones provinciales. Su gestión no tiene nada para mostrar. No han inaugurado obras. Los hospitales no tienen insumos y han fallecido docentes por las clases presenciales. En Jujuy el avance del coronavirus fue muy fuerte", apuntó la líder de la Tupac. 

Sobre el fallo adverso que recibió este jueves, Sala denunció connivencia en los testigos de la causa al igual que el accionar del tribunal oral Nro 1 a cargo de los jueces María Alejandra Cataldi, Mario Héctor Juárez Almaraz y Marta Liliana Snopek, esta última prima Tulia Snopek, esposa del mandatario provincial. 

"En la última causa, el testigo que declaró en mi contra terminó con una camioneta 4x4, un millón de pesos y siendo en funcionario de Morales. Los que no quieren atestiguar contra mi terminan presos. Siento indignación porque no hay nadie que pueda parar la locura de Gerardo Morales", concluyó.