En medio de la tensión entre el Gobierno y un sector del sindicalismo que se movilizó ayer, Hugo Moyano aseguró esta mañana que aceptaría reunirse con el presidente Mauricio Macri. "Tengo la obligación de hacerlo, no puedo negarlo", sentenció.

El gremialista afirmó que hace 3 meses que no se comunica con el Presidente, y que la relación se rompió debido a "la falta de respuesta, y las actitudes de muchos de sus ministros que no dan soluciones".

En cuanto a la marcha de ayer, que tuvo su acto central en la avenida 9 de Julio, destacó la cantidad de personas que asistieron y "el comportamiento de los trabajadores". "Los trabajadores somos democráticos, no somos desestabilizadores", sostuvo. 

El ex secretario de la CGT criticó las contradicciones del Gobierno en cuanto al diálogo que proponen, al enfatizar: Están demostrando todo lo contrario a lo que dicen. Ponen en evidencia una política que trae este tipo de reacciones, que son naturales por parte de la gente. Aca hay necesidades. Cierran establecimientos, se pierden puestos de trabajo. No estamos bien", aseguró.

El referente sindical también alertó sobre el nivel de endeudamiento del país. "Esto trae como consecuencia que las futuras generaciones van a tener que pagar un alto costo", dijo.

Moyano adelantó que todavía "no se ha discutido" un paro general, aunque advirtió que "tarde o temprano la gente se cansa y recurre a la legitimidad y lo que establece la constitución".

El sindicalista apuntó también contra los ministros, asegurando que toman "actitudes que son de gorilas". "Hay funcionarios que creen que saben todo y están haciendo cosas que perjudican a las actividades, que hacen que muchas de ellas hayan tenido que despedir gente, y además no tienen conocimiento de muchas actividades", aseguró, y planteó que aún "hay muchas cosas para discutir".

Moyano terminó descartando un nuevo mandato al frente de la CGT. "Estoy grande para eso", dijo.

noticias relacionadas