El secretario adjunto del Sindicato de Choferes de Camiones, Pablo Moyano reiteró que el movimiento obrero no realizará medidas de fuerza para evitar ser tildados de "golpistas", a la vez que advirtió que los primeros dos años de un eventual mandato de Alberto Fernández al frente de la Casa Rosada serían "durísimos".

Con el mismo acento definió a Mauricio Macri como "el peor presidente de la historia desde el retorno de la democracia en 1983". En su habitual tono para calificar a la administración Cambiemos, el también referente del Frente Sindical (Fresimona) consideró que el Ejecutivo Nacional "perdió el rumbo desde hace tiempo, por eso hubo una resistencia muy fuerte de parte del sindicalismo. Este es un modelo fracasado y agotado, por más medidas que se tomen a 55 días de las elecciones", enfatizó en diálogo con la emisora radial Futurock. Vale recordar que el hijo del también presidente de Independiente estuvo desde 2015 a distancia absoluta de Cambiemos, incluso cuando esa Camioneros todavía no había roto lanzas con el Gobierno. También remarcó el "nerviosismo" del presidente Mauricio Macri y le reclamó que "no siga tomando medidas contra los trabajadores. El tiene fecha de vencimiento: el 27 de octubre. Este es el peor Presidente que tuvo el país desde la vuelta de la democracia. Por haberle hecho tanto daño a millones de argentinos con este modelo económico la respuesta la va a tener el 27 de octubre. Va a ser recordado como uno de los presidentes que más daño le hizo a los argentinos. Fueron nefastos estos cuatro años", agregó.

Consultado sobre la actitud que tomará el sindicalismo en los meses que restan del año Moyano insistió en que no habrá paros ni marchas. "Ya hemos sostenido que no queremos entorpecer este proceso eleccionario, porque sino nos van a tildar de golpistas. Lo más importante es llegar al 27 de octubre, cuando hay que humillar al Gobierno con millones de votos de los trabajadores. Tenemos que terminar con este modelo económico que además del daño que ya provocó va a dejar para el futuro problemas tremendos, una realidad que nadie puede negar", subrayó.