El ex juez federal Norberto Oyarbide murió anoche, a los 70 años, tras permanecer dos meses internado luego de haber contraído coronavirus. Afectado por una neumonía bilateral, su estado se había deteriorado en las últimas jornadas, que transcurrieron en Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento (IADT). 

De alto perfil, Oyarbide fue uno de los referentes de la Justicia federal y su figura se vio envuelta en escándalos, tanto por su actuación como magistrado como por su vida privada.

Fue nombrado juez en 1994 por el entonces presidente Carlos Menem y formaba parte de los magistrados señalados en la "servilleta de Corach". Su figura fue preponderante en los tribunales de Comodoro Py, donde se siguen las causas por delitos de corrupción en la administración pública.

Estaba retirado desde 2016, cuando renunció a su cargo mientras era investigado por el Consejo de la Magistratura por su actuación en la causa que investigaba el enriquecimiento de Néstor y Cristina Kirchner.