El ministro de Salud, Ginés González García, sostuvo que "es deseable" volver a la fase 1 del aislamiento social y obligatorio, por el crecimiento en la cantidad de contagios por coronavirus y la evolución de la ocupación de las camas de terapia intensiva, aunque advirtió que "hay que ver hasta dónde pedimos sacrificios a la gente, porque también necesitamos que haya cumplimiento".

En diálogo con el canal América, el ministro confirmó el lunes por la noche que el jueves se reunirán nuevamente con el presidente Alberto Fernández; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; luego de que el lunes acordaran, durante una reunión en Olivos, "endurecer las medidas de aislamiento", de mantenerse en los próximos días la tendencia en el incremento de casos.

Consultado acerca de si considera la posibilidad de volver a fase 1 del aislamiento en AMBA, González García sostuvo que "es deseable", y afirmó: "Evidentemente tenemos que tomar alguna medida; ya mejoramos los primeros números y estamos muy por debajo de lo que era la posibilidad, pero estamos creciendo y tenemos que buscar cómo pararlo".

De todos modos, sostuvo el ministro, hay que "tener mucho equilibrio con la situación de la gente, ver hasta dónde le pedimos sacrificios, porque no es fácil y también es cierto que necesitamos que haya cumplimiento, porque lo que está pasando en esos últimos días es que hemos aflojado". "Por eso pasó lo que pasó", agregó el funcionario, quien destacó la necesidad de "restringir mucho el transporte", porque "es mucho movimiento y hay que bajarlo".

"El problema es la evolución; no hay un tema crítico de camas excedentes pero el ritmo evolutivo podría hacer que, en un tiempo no demasiado largo, podamos tener un problema", advirtió el ministro.

Explicó, en ese sentido, que "tenemos 390 personas internadas en terapia intensiva, pero el ritmo evolutivo puede acelerarse mucho", al tiempo que aseveró que, debido al aislamiento, también hay menos casos de enfermedades respiratorias, cirugías programadas y accidentes de tránsito.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, reconoció que “las alternativas están todas arriba de la mesa, y se tienen que llevar a la mesa de definición política, que será el jueves calculo yo, para que las máximas autoridades tomen una decisión”, dijo Cafiero en declaraciones formuladas el martes por la mañana a Radio Continental.

En ese marco, al ser consultado sobre cómo continuará el aislamiento cuya última etapa vence el próximo domingo, Cafiero manifestó a Radio Continental que "hay que ver cómo se comporta esta semana" la cifra de contagios en el área metropolitana.

"A partir de que sigamos teniendo casos, tenemos que seguir intensificando las políticas de cuidados. Y viendo los números de los últimos días, sin duda tenemos que seguir fortaleciendo las medidas para el AMBA", sostuvo Cafiero.

El gobierno porteño no descarta volver a fase 1

El propio Rodríguez Larreta admitió este martes que está "preocupado por la evolución de los contagios y la ocupación de las camas de terapia, al día de ayer estaba en un poquito más del 50%". "Es un número que viene creciendo día a día como los casos de ayer que llegaron a mil por primera vez (en la Ciudad)", dijo el mandatario porteño a radio La Red.

Al igual que González García, Larreta confirmó que habrá una nueva reunión "jueves o viernes para seguir evaluando la situación" y agregó que "si hay que tomar decisiones, las vamos a tomar, pero hay que hacerlo en base a los datos, a la evidencia, y hoy son muy preocupantes".

Larreta afirmó que "no está decidido volver a fase 1", aunque agregó que "en caso de decidir algo va a haber que ir a una restricción mayor, es seguro que en el transporte público se ajustará aún más (para que) solo sea para trabajadores esenciales". También aseguró que tomarán las decisiones en conjunto con la provincia de Buenos Aires.

Al ser consultado sobre un eventual cierre de los pasos entre la provincia de Buenos Aires y la Ciudad o la suspensión del transporte público, Larreta sostuvo que "eso aparece como algo muy lejano cuando los trabajadores esenciales, como médicos, enfermeros y policías tienen que transitar de un lugar a otro para atender la pandemia".

Quince días en fase 1

Quien sí había sido más acertivo había sido su ministro de Salud, Fernán Quirós, quien el lunes por la noche afirmó en una entrevista a LN+ que "con 15 días de fase 1, podríamos acomodar la curva".

"Si tuviéramos que pedirle en algún momento un mayor esfuerzo a la ciudadanía apostamos a que sea el último, para que a la salida podamos ya tener una curva bien controlada", enfatizó Quirós, y admitió que "aún no se ha podido cambiar la tendencia de un aumento leve y sostenido".

Por su parte, el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, sostuvo que "hay que definir o no la restricción, pero para definir vamos a esperar hasta el jueves o viernes", explicó Santilli al hablar por radio Continental, y precisó que la Ciudad "venía con 550 casos diarios, luego se subió a 720 y ayer hubo 1020 casos".

Además, manifestó que "la fase 1 fue solo lo esencial, y habrá que ver si se puede tomar una medida que sea habilitar lo esencial y algo más, pero siempre buscando que haya menos movilidad".

"Está claro que hay una tendencia al alza en la región metropolitana, aunque hay un dato alentador en la Ciudad y es que la velocidad de contagio, el famoso R, es de 1,1", afirmó Santilli a Radio Continental.

Al responder una consulta sobre qué situación tendría que darse para levantar el aislamiento, aseguró que "la única manera de levantar es llevar el plan Detectar a todos los barrios porteños. Con esta estrategia de supresión logramos que en el barrio 31 la tasa de contagio baje a 0,6".

En otro orden, al referirse a las quejas de los peluqueros por no poder reabrir sus comercios, manifestó que "nos encantaría abrir todos los locales, los protocolos de ellos están muy bien armados, pero el tema es si uno puede avanzar o no de fase".