La asesora presidencial Cecilia Nicolini confirmó este jueves haber escrito la nota enviada al Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) en el que se reclamaba la entrega de segundas dosis de Sputnik V contra el coronavirus y remarcó que con ese procedimiento se activaron “mecanismos para encontrar las soluciones” ante los incumplimientos por parte del laboratorio.

“Luego de esa nota, la Argentina recibió la semana pasada más de medio millón de dosis del componente dos de Sputnik V. Richmond obtuvo casi más de medio millón para fabricar acá. Se activan mecanismos para encontrar las soluciones”, sostuvo Nicolini en diálogo con Radio con Vos.

Además, tras conocerse públicamente la carta, trascendió que el próximo lunes llegarán desde Rusia 500 litros más del principio activo necesario para fabricar el componente 2 de la Sputnik V en las instalaciones del laboratorio Richmond, y se espera que otros 500 litros sean enviados una semana después. 

La asesora presidencial, quien este mismo jueves tiene programada una reunión con la producción de Rusia mientras se mantiene aislada tras su vuelta del Reino Unido, remarcó que la misiva enviada no contenía "una amenaza", pero que es necesario ponerse “serios y duros” para exigir que se cumplan los compromisos.

“Es una nota dentro de las tantas notas, llamados telefónicos, reuniones e incluso viajes que tenemos con el Fondo de Rusia como con todos los fabricantes y productores de vacunas para que puedan llegar a Argentina lo antes posible”, comentó.

A su vez sostuvo que la comunicación entre ambas naciones “es muy buena, constante y de colaboración” desde un primer momento.

“Fruto de esa buena relación es que Argentina ha sido prioritaria en el envío de vacunas y que un porcentaje muy alto de todas las que se exportan, se destine a nuestro país”, comentó.

Por otra parte, la funcionaria explicó que la escasez de vacunas es un problema en todo el mundo y destacó que Argentina “está entre los primeros países” en la campaña de inmunización y al día de hoy ya han recibido casi 40 millones de dosis.

“Nuestro compromiso es encontrar soluciones alternativas, una de ellas es producir por lo menos la parte final aquí en Argentina para que de alguna manera se facilite el envío del principio activo”, remarcó.

Y agregó que existe “un contrato muy ventajoso” con el laboratorio ruso en el que fue acordado que solo se pagan las vacunas una vez que llegan al país, aunque “no está previsto un resarcimiento por demora” debido a que fue firmado en el marco de una emergencia y las razones de fuerza mayor están contempladas porque si no “el mundo entero viviría en juicio constante”.

“Necesitamos vacunar a la población entera con dos dosis, e incluso ya se está pensando en una tercera dosis y en un refuerzo porque posiblemente haya que repetirla cada año. Realmente se está haciendo el máximo, no solo la Federación Rusa, sino todos los productores de vacunas porque a esta altura todos los países han tenido faltantes y retrasos”, completó.

Por otra parte calificó como una “decisión acertada” haber priorizado avanzar con las primeras dosis para proteger “a la mayor cantidad de personas” para luego continuar completando los esquemas de vacunación, aunque esto genere un desfasaje.

Por ahora, hay 6,6 millones de personas en el país que todavía deben recibir la segunda dosis de la Sputnik V, aunque solo una minoría de ellos ya está fuera del plazo de los 90 días de intervalo máximo estipulados por el Ministerio de Salud.

Qué dice la carta de Nicolini a Rusia

La carta de la asesora presidencial está dirigida directamente a Anatoly Braverman, director general adjunto del Fondo Ruso y hombre de confianza del CEO del organismo, Kirill Dmitriev.

"Como mencioné hoy, estamos en una situación muy crítica. Esperábamos que tras la conversación que tuvimos contigo Carla (Vizzotti), Kirill (Dmitriev) y yo hace un par de semanas las cosas se encaminarían. Pero se pusieron todavía peor", comienza diciendo Nicolini.

En se sentido, remarca que "estamos esperando por una mínima cantidad del componente 2 para completar los tratamientos al menos de la gente con más de 90 días de intervalo mínimo" y agrega que "necesitamos al menos un millón para inocular a las personas ancianas este fin de semana".

Poco más adelante, lanza lo que fue visto por algunos como una "amenaza" al Fondo Ruso, una lectura desmentida por la propia funcionaria argentina: "En este punto, el contrato entero corre riesgo de ser públicamente cancelado (...) Siete meses después (de empezar a recibir dosis) estamos todavía muy atrás (de lo estipulado en el contrato), mientras empezamos a recibir dosis de otros proveedores de manera regular, con cronogramas que son respetados".

Acto seguido Nicolini hace hincapié en la cuestión geopolítica y trae a colación un tema delicado para Rusia: la posible firma de contratos con laboratorios de Estados Unidos: "Acabamos de emitir un decreto presidencial que nos permite firmar contratos con compañías norteamericanas y recibir donaciones estadounidenses. Los envíos se esperan este año e incluyen vacunas pediátricas".

Además, expresó su "decepción" por la demora de Rusia en aprobar las dosis fabricadas por Richmond: "(El laboratorio) envió las primeras dosis para el control de calidad el 16 de junio. Nos dijeron que el proceso tardaría entre 10 y 15 días. Es 7 de julio y todavía no está listo y no estará listo para el 9 (Día de la Independencia), como el Presidente pidió amablemente (...) Fue nuevamente una decepción para él y para el país".

Por otra parte, la asesora presidencial cuestionó a las autoridades rusas por tratar de interponer un intermediario local informal para presionar por el pago de Richmond al RDIF. "Alguien de su equipo de producción le está preguntando a Richmond que le pregunte al Ministerio de Salud que facture y recibir el pago total por las dosis producidas aquí. Como podrán entender, no podemos cambiar nuestro contrato, y menos aún tener un intermediario local (...) Pudimos firmar contrato en primer lugar porque el RDIF y Human Vaccine son entidades controladas por el estado ruso, por lo que es un acuerdo de estado a estado".

"Siempre respondimos haciendo todo lo posible para que la Sputnik V sea un gran éxito, pero nos están dejando con muy pocas opciones para continuar peleando por ustedes y por este proyecto!", dijo Nicolini al final.

La carta completa de Nicolini al fondo Ruso