Funcionarios del Gobierno nacional rechazaron hoy las declaraciones del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, quien había aseverado que Venezuela "no es el caso" de una dictadura.

El ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, señaló: "Yo personalmente no estoy de acuerdo". Además, el vocero oficial que dialogó con los medios acreditados en la Casa Rosada luego de la reunión de Gabinete que hoy encabezó el presidente Mauricio Macri, opinó que "no es verdad que funcionen las instituciones en Venezuela". 

"Las dictaduras tienen un origen no democrático; no es el caso de Venezuela", había dicho el candidato del Frente de Todos en una entrevista periodística.

La otra vocera oficial del encuentro, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, también se refirió al tema y marcó: "La idea de que las dictaduras están planteadas solo en función de si hubo voto popular o no es una mirada bastante pequeña".

Agregó que si en un régimen "no funcionan los poderes" se trata de una dictadura. Y continuó con su enumeración: "Cuando los miembros de la Corte Suprema se tienen que exiliar, y se encarcela a los legisladores. Cuando aquel que tiene una disidencia es detenido por cuestiones políticas, cuando no hay libertad de expresión ni capacidad de generar una oposición en el marco de una lógica democrática, tiene una característica dictatorial".

También opinó que hubo "un giro bastante importante en el pensamiento de Fernández" sobre el tema. Y señaló que ahora "se acercó más a la posición que tradicionalmente tiene el kirchnerismo de solventar al régimen venezolano". 

Jorge Faurie se sumó a los rechazos y subrayó que "es claramente una dictadura". "En Venezuela no hay una dictadura, pero sí un Gobierno autoritario", afirmó el postulante opositor en recientes declaraciones durante una entrevista televisiva al ser consultado sobre el régimen de Nicolás Maduro.