La jefa de Gabinete del ministerio de Salud, Sonia Tarragona, dijo que "no hay chances de que se cierren actividades por completo", en relación a una posible vuelta a fase 1 por el aumento de los casos de coronavirus (Covid-19) en Argentina y la región. En este sentido, aseguró que "es difícil que vuelvan a ocurrir medidas nacionales para todos porque hemos aprendido que en cada lugar existen particularidades"

Aunque se advierte un crecimiento de positivos "vinculado con una segunda ola", el aprendizaje, a un año del inicio de las medidas restrictivas por la pandemia, es que la "mayor cantidad de brotes no se da en las actividades comerciales".

Por eso,  la idea del Gobierno es "ir alternando situaciones". "Sugerimos que sean cuarentenas intermitentes, focalizadas, mirando el contexto. No las llamaría cuarentenas, más bien disminución de alguna actividad”, expresó la funcionaria.

Sonia Tarragona descartó nuevos cierres y sugirió disminuciones focalizadas

"Estamos advirtiendo el crecimiento de casos vinculado con una segunda ola. Por eso, la recomendación es salir solo cuando sea necesario. Las medidas restrictivas generan malestar en general. El año pasado aprendimos que la mayor cantidad de brotes no se da en las actividades comerciales o productivas sino en las actividades sociales", dijo esta mañana Tarragona a Radio Continental.

La jefa de Gabinete de la cartera encabezada por Carla Vizzotti expresó, además, que "todo lo que sea imprescindible hay que hacerlo", pero que "todo lo que se pueda hacer en casa siempre es más seguro".

Las nuevas medidas por el coronavirus

La funcionaria señaló que "todas las jurisdicciones del país tienen la posibilidad de implementar las medidas que consideren adecuadas", reafirmando la potestad de las las provincias para dictar eventuales medidas de restricción para mitigar la propagación del coronavirus.

"Es difícil que vuelvan a ocurrir medidas nacionales para todos porque hemos aprendido que en cada lugar existen particularidades", aseguró Tarragona

En referencia a la decisión de diferir la aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus, explicó que "hay evidencia de que con esta estrategia se reduce un 90% el índice de mortalidad". "También, el hecho de tener aplicada sólo una sola dosis no significa que reduzca la efectividad de la vacuna. Todos se van a dar la segunda dosis, solo se dilatan 90 días", agregó. 

Ante la consulta sobre la posibilidad de que cierren las escuelas ante los aumento de contagios, la exsubsecretaria de Medicamentos del Ministerio de Salud confirmó que "ya no se cierran". "La idea es no frenar las actividades y sí ir por burbujas de acuerdo al foco de contagio. Las escuelas se están mirando muy de cerca, se cierra la burbuja; ni la escuela ni la fábrica. Proyectar ahora es un tanto difícil, tampoco sabemos qué va a pasar en nuestro país", concluyó.