Ante la ola de renuncias de ministros en el Gabinete de Alberto Fernández tras la derrota en las PASO 2021, la referente de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, advirtió que se trata de "un clásico golpe de Estado", mientras que la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, advirtió que el Presidente "debe garantizar su Gobierno". 

“El intento de vaciar a un Presidente por por parte de un vice es algo que los franceses llaman golpe de Estado. Ya lo hicieron varios”, alertó Carrió en declaraciones radiales. "He sido protagonista histórica de muchos autogolpes", recordó junto con la anécdota de la renuncia de Chacho Álvarez a inicios de siglo, que desembocó en un debilitadísimo Fernando De la Rúa y su posterior renuncia. 

"Esto ya venía muy mal desde el origen, porque el Presidente era un elegido de la vicepresidenta, con lo cual esto en el presidencialismo no funciona. El Presidente es quien designa a sus ministros, si se queda sin designarlos es un Presidente caído", alertó Carrió.

“Se quieren correr de una derrota que es de Cristina Kirchner”, reseñó acerca de las presentaciones de "Wado" De Pedro, Roberto Salvarezza, Fernanda Raverta, Martín Soria y Jorge Ferraresi, todos ministros del riñón de la vicepresidenta.

"Un vicepresidente no le puede indicar a un Presidente a quien pone o a quien saca, sea derrotado o sea victorioso", agregó Carrió en diálogo con Radio Mitre. En este sentido, opinó que la radicalización "iba a venir igual", porque "si ganaban la victoria era de ella", en referencia a Cristina Kirchner.}

Carrió le pidió a Alberto Fernández "ejercer sus funciones constitucionales y resistir", porque "no sería bueno para la Nación y la República que él resuelva su propia disolución". En este sentido, Patricia Bullrich dijo a Infobae: “El domingo nosotros garantizamos más República y ellos no pueden convivir con eso. Es un tema de ellos. El Presidente debe garantizar su gobierno”.

Ya este martes Bullrich había dicho: "En el peronismo, en vez de fortalecer a su gobierno en una situación como esta, se están queriendo comer entre ellos".

En cuanto a la acción de Juntos por el Cambio, Carrió adelantó que la semana que viene llegará un comunicado, pero, mientras tanto, el partido se limitará a su acción constitucional en el Parlamento donde tiene presencia, mientras que no se meterá "en cuestiones internas del Gobierno", sumándose así a las declaraciones de Bullrich, que había dicho que su espacio tiene la obligación de actuar "en los lugares institucionales que les corresponden”.

"Fernández podría solicitar el apoyo de los gobiernos afines que quieran ser republicanos. Pienso en Schairetti, por ejemplo”, concluyó Carrió.