El ex presidente provisional del Senado Federico Pinedo aseguró este lunes que el principal rol que tiene la oposición es “mantenerse unida para poder hacer propuestas que representen a la gente que la votó” y contó que trabaja en el seno del partido para evaluar "cómo se va a reactivar la actividad económica" tras la cuarentena por el coronavirus; en una entrevista en la que consideró que "es totalmente normal que un gobierno vaya a ver a un juez para advertirle el daño que puede hacer con su fallo".

Al menos tres jueces denunciaron haber recibido presiones durante el macrismo: La jueza federal de San Martín, Martina Forns, recordó el hostigamiento que recibió por su fallo contra el tarifazo del servicio eléctrico durante el primer año de la gestión de Cambiemos y apuntó al entonces secretario de Justicia Juan Bautista Mahíques, aunque aclaró que "no estaba solo" porque "en mi caso, el operador del ministro (Germán) Garavano fue (Esteban) Conte Grand". También señaló al titular de la Corte Suprema, Carlos Rosenkratz, y a Graciela Ocaña.  

Otros dos jueces denunciaron la misma situación durante el gobierno de Mauricio Macri: Ana María Figueroa afirmó que recibió presiones para agilizar la causa del memorándum con Irán que involucraba a la ex presidenta y actual vicepresidenta, Cristina Kirchner; mientras que Luis Raffaghelli agregó que “la justicia laboral no fue ajena a los problemas que denunciara la doctora Figueroa. Estuvo en el ojo de la tormenta ni bien comenzó la gestión anterior”, para contar luego el caso de su tribunal: “Nosotros tuvimos en el tribunal de feria un expediente contra la Afsca sobre reincorporación de trabajadores. Un año después motivó una denuncia en el Consejo porque entendimos que habían sido despidos discriminatorios y ordenamos la reincorporación cautelar”.

Los testimonio salieron a la luz en diálogo con el periodista Mariano Martín en la AM750, en el programa Toma y daca y abrieron un escándalo político de consecuencias inciertas, que incluyó la denuncia de presiones también del periodista.

En una entrevista con Futuröck, consultado sobre las presuntas presiones al Poder Judicial desde el Ejecutivo durante el macrismo, Pinedo dijo que “hay que investigar el tema y ver muy bien qué quiere decir la palabra presiones a la Justicia. Es raro que los jueces que denuncian eso no lo hayan dicho en su momento".

"Es bastante normal que los gobiernos tengan un diálogo institucional con la justicia y le adviertan sobre las consecuencias de sus fallos; de hecho, muchas veces se presenta el Gobierno en una causa y dice lo que piensa; y luego el juez falla como quiere” aseguró.

Y agregó: "Muchas veces se le dice a un juez cuidado con lo que va a hacer con esto, pero eso es normal, se hace por derecha".

El día después de la cuarentena

"El PRO trabaja en la llamada 'comisión del día después', que apunta a cómo se va a reactivar la actividad tras la cuarentena, lo que ya está pasando, para evitar la quiebra de empresas que generan empleo", dijo Pinedo.

El Gobierno "adoptó una buena posición y buscó consensuar con la oposición, lo que es positivo, pero la Argentina tienen un dilema imposible: preservar a la población del contagio y atacar la falta de ingresos", consideró Pinedo.

"Creo que de a poco se va flexibilizando el tema del trabajo y es una buena noticia”, remarcó.

Respecto del impuesto a las grandes fortunas que impulsa un sector del Frente de Todos, el referente del PRO sostuvo que "hay que pensar el objetivo porque ya hay un nivel de impuestos altísimo y no tenemos crédito ni moneda".

"Si uno toma una medida que le parece simpática y genera el efecto contrario al que se busca, es una mala idea”, agregó.