Pedro Cahn, médico infectólogo asesor del presidente Alberto Fernández, reconoció que los números de casos de coronavirus de los últimos días "no son bonitos", pero afirmó que por haberse estabilizado son más tranquilizadores que los de la semana pasada.

"La foto de los últimos días es más tranquilizadora", dijo Cahn, quien, sin embargo, aclaró que los indicadores deben ser observados "de manera dinámica" ya que pueden esperarse variaciones.

En los últimos días, el número de nuevos casos de coronavirus se estabilizó en torno a los 5.000 diarios, cuando la semana anterior habían llegado a los 6.400. De todos modos, el infectólogo destacó que el objetivo es evitar la saturación del sistema de salud para mantener al país como uno de los de más baja letalidad en el mundo.

"Si hay un crecimiento más rápido podremos llegar a una saturación de las camas de terapia. Hay que explicar por qué es importante que eso no pase: si se satura va a haber gente que necesite una cama con oxígeno y no la va a tener, o un respirador y no lo va a tener. En donde sucedió eso, aumentó mucho el número de muertos sustancialmente", explicó.

Las fiestas clandestinas y la polémica por el último spot oficial

En diálogo con Radio Continental, Cahn criticó la realización de fiestas clandestinas y reuniones sociales que, a su entender, están entre los escenarios que más posibilitan la difusión del virus.

"Si nos juntamos 15 o 20 personas en una casa, ni que decir en una fiesta electrónica, se reúnen las tres condiciones que favorecen la transmisión del virus: la cercanía, la intensidad y el tiempo", afirmó, y agregó que "basta con que haya una persona asintomática para que eso termine en un supercontagio".

Por otra parte, el director de la Fundación Huésped criticó el último spot publicitario del Gobierno que muestra a un paciente internado en terapia intensiva en dos aspectos: "El gran error es que el médico no tiene barbijo", aseguró, y dijo también que la pieza debe ser acompañada por otras que lleguen con otros tonos discursivos a otro tipo de público.

Finalmente, al ser consultado por las precauciones personales que toma al llegar a su hogar, dijo que sólo se lava las manos de manera consistente, durante más de 40 segundos y generando abundante espuma, pero que no se cambia la ropa ni se saca los zapatos.