Argentina superó el último lunes el millón de casos de coronavirus, luego de 213 días de cuarentena y en ese contexto, el infectólogo Pedro Cahn aclaró que el grupo de expertos que asesora al Gobierno en el manejo de la pandemia "no toma las decisiones" y analizó la situación, al igual que otros de sus colegas.

"Nos acusaron de ser la 'infectadura'... dijeron que gobiernan los infectólogos y que nos tenían que despedir, cuando en verdad desde el Poder Ejecutivo nos consultan y nosotros damos sugerencias pero no somos los que tomamos las decisiones", afirmó Cahn al portal Infobae.

Al ser consultado por alguna crítica sobre el manejo de la pandemia en el país, el director de la Fundación Huésped agregó que "no alcanza con cerrar; hay que acompañar con políticas de testeo inteligente, que sea efectivo y rápido".

Cahn afirmó también que, en parte, el manejo de la pandemia "ahora es responsabilidad de los gobernadores e intendentes, que no en todos los casos están a la altura de lo que se tiene que hacer”.

Por su parte, otro infectólogo que forma parte del comité de expertos, Luis Cámera, reconoció que el virus superó sus previsiones en dos momentos: primero, cuando en mayo se generaron brotes en varios barrios vulnerables del AMBA. Segundo, "cuando el virus se fue a las provincias mientras pensábamos que lo teníamos controlado en el AMBA", señaló al diario La Nación.

Además, Cámera admitió fallas en el manejo de la comunicación sobre el problema: "No hemos logrado hacerle entender a la población que hay que tener un nuevo sistema de vida. No es agradable, pero lo tenemos que hacer para no pagar más muertes y números de casos".

En la misma línea, el infectólogo Eduardo López, también asesor de Alberto Fernández, consideró que podrían "haber comunicado mejor". "No soy un experto en el tema, pero no llegamos a la gente joven, que es la que más tiende a incumplir", declaró a El Cronista.

Jorge Aliaga, físico y asesor del gobernador Axel Kicillof, afirmó que lo que sucedió es que "se aceptó la demanda de la gente, el cansancio", y que, en ese sentido, "se dejó de privilegiar la salud para poner en consideración la situación económica".