El secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación (UEJN), Julio Piumato, advirtió que si el Gobierno continúa impulsando reforma del sistema jubilatorio de la Justicia, habrá "una andanada de miles y miles de juicios", así como también "prácticamente imposible" cubrir las vacantes que se generen por las renuncias de magistrados.

"Hay muchos jueces que han superado su edad, han sido ratificados por el Congreso y que están preocupados. Ya se han producido un número importante de renuncias", sostuvo el sindicalista.

En diálogo con Radio Rivadavia, el referente gremial alertó que "tener tantos cargos vacantes genera una situación de atraso en la Justicia".

"Si hoy para un juez tener un juzgado es una carga tremenda por la falta de personal, el cúmulo de trabajo, cuando subroga otro juzgado es prácticamente imposible", remarcó.

Y añadió: "La Justicia ya está declarada en emergencia por la cuestión edilicia, la falta de personal, el sistema de gestión informática obsoleto. Ésto sería un elemento más para agravar la situación de la Justicia".

Asimismo, Piumato afirmó que "por supuesto" habrá una "andanada de miles y miles de juicios" de magistrados y empleados que se considerarán perjudicados por la iniciativa del Poder Ejecutivo, si llega a convertirse en ley el proyecto oficial.

Ante esta situación, el secretario general de la UEJN convocó para mañana a un "cese de actividades y movilización al Palacio de Justicia".

En cuanto a las alternativas para evitar una crisis, el presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, sostuvo que "hay partes de la norma que no están del todo claras", y expresó que con "la predisposición del gobierno" a modificarla "se podría solucionar de manera sencilla" esa "incertidumbre" que genera la norma y que empujaría a muchos jueces en edad de jubilarse a "apurar su salida".

Según Lugones, "con ciertas pequeñas palabras se clarificaría" el panorama para los jueces en edad de jubilarse, lo que podría incluirse en "una cláusula transitoria" para los que están en edad de jubilarse, que se estima son un 20 a 30 por ciento, y prefieren esperar hasta el plazo máximo que les da la Justicia para hacerlo.