Tras los sostenidos aumentos de tarifas de los servicios públicos en los últimos años, una de las tantas decisiones que deberá tomar el presidente Alberto Fernández es si implementará una nueva suba tarifaria del agua a comienzos de 2020.

A días del traspaso, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, encabezó ayer la presentación de la segunda parte del informe de gestión de esa cartera, cuyos datos serán entregados a la nueva administración. Durante el encuentro en el salón de los Escudos, el secretario de Recursos Hídricos, Pablo Bereciartua, planteó que en marzo próximo debería realizarse la audiencia pública -de carácter no obligatorio- para definir el incremento de tarifas que se aplicaría el 1 de mayo. Sin embargo, Fernández podría resolver no llevar adelante esa suba o hacerla más adelante.

Uno de los puntos que Frigerio destacó fue que en 2015 "había más de 20 millones de argentinos sin cloacas" y que desde esa fecha hasta la actualidad 1,7M de personas accedieron a ese servicio y 1 M al agua potable, a lo que se suma la construcción de "45 plantas de tratamiento cloacal". Además, remarcó que con los incrementos tarifarios que se realizaron está cubierto el 100% de los gastos operativos de AYSA.