El gobierno de Mauricio Macri propuso ayer a una decena de ministros de Hacienda provinciales de la oposición la hoja de ruta para llevar adelante el recorte para reducir el déficit fiscal al 1,3% del PBI en 2019. El listado incluye al Fondo Nacional de la Vivienda (Fonavi), al Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonadi), al Fondo Sojero, los subsidios al transporte y el financiamiento de la tarifa social de Aysa, entre otras áreas. En un plazo de diez días, las provincias deberán responder si aceptan el plan del Poder Ejecutivo Nacional o acercar alternativas para concretar el achique de $100.000 millones que tendrán que afrontar el año próximo.

Los primeros en llegar, por la mañana, a la Casa Rosada para reunirse con los ministros Rogelio Frigerio, de Interior; y Nicolás Dujovne, de Hacienda, fueron los titulares de la cartera económica de Misiones, Río Negro y Santiago del Estero. A la tarde, fue el turno de Córdoba, Chaco, Entre Ríos, Salta, San Juan, Tierra del Fuego y Tucumán. La oferta de los funcionarios nacionales fue la misma para todos: reiteraron que están dispuestos a que la Nación absorba el 66% de los $300.000 millones que pretenden ahorrar para cumplir con el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) y que a las provincias les quede el otro 33%, y plantearon que el ajuste se distribuya según los coeficientes de coparticipación.

Mientras el esquema de reparto entre la Nación y las provincias no generó resistencias entre los gobernadores, el criterio propuesto por la administración central para que cada distrito se haga cargo del recorte generó algunas resistencias. "Aún no está decidido cuál es el monto que cada provincia debe recortar, ni que se vaya a definir por los coeficientes de coparticipación", señaló uno de los ministros de Hacienda peronistas a la salida del encuentro.

Otra de las cuestiones en las que se deberán poner de acuerdo el Ejecutivo nacional y los gobiernos provinciales es por dónde pasará la poda. Desde Balcarce 50 apuntaron al Fonavi, Fonadi, Fondo Sojero y Fondo de Vialidad. También plantearon la necesidad de hacer ajustes en las jubilaciones de las 13 provincias que no transfirieron sus cajas previsionales y no armonizaron el sistema con el de la Nación. Y traspasar los subsidios al transporte y el financiamiento de la tarifa social de Aysa. En estos dos últimos casos, el principal esfuerzo lo deberían hacer la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

"No se habló de ingresos. Nos centramos en el tema del gasto, como por ejemplo los subsidios, la obra pública, etc. Lo otro quedará para una segunda etapa", apuntó el titular de la cartera económica de Entre Ríos, Hugo Ballay. Su par de San Juan, Roberto Gattoni, dio indicios de lo difícil que asoma la discusión que hay por delante: "En un programa de ajuste no todos vamos a quedar contentos".

Desde el gobierno de la alianza Cambiemos juran que están abiertos a las alternativas que presenten los gobernadores. "Nuestras propuestas o las de ellos. Lo importante es recortar para reducir el déficit fiscal", concluyó una fuente gubernamental.