La negociación paritaria colectiva no registra antecedentes en la historia del país respecto a las variantes de desempleo e inflación. Despidos, suspensiones con impacto también en el empleo informal, convergen además con el temor de los trabajadores activos a perder su empleo. Dato que pasó del segmento psicológico a ponderación dura. Son algunas de las conclusiones que verificaron los economistas Federico Pastrana y David Trajtemberg en su trabajo "Negociación colectiva en tensión. Salario y Crisis en la Argentina". Pastrana precisó a BAE Negocios que analizando 25 convenios de 2015, el promedio fue de 1,6 de negociaciones y acuerdo, valor que se duplicó en 2018. "Alta inflación sumada a la baja pauta salarial implícita del Gobierno son causas principales".

El economista acotó que entre 2013 y 2017 casi ningún sector tuvo más de cuatro aumentos en el año y en 2018 todos llegaron a esa cifra o la superaron. En materia de paritarias también se puede cifrar el desafío del próximo Gobierno. Medicina urgente será estabilizar la economía, bajar la volatilidad del tipo de cambio y concretar previsibilidad, enumeró como prioridades. "Se trata de evitar los saltos que se verifican en los últimos tiempos que llevan a fuertes disrupciones y bajar la inflación. La economía argentina tiene una inflacíón superior al 50% hace más de 9 meses. Allí no es posible la recuperación del salario real, se destruye el crédito en especial por la combinación con la actual política monetaria y dificulta la administración cambiaria por las frecuentes devaluaciones a fin de evitar shocks cambiarios vinculados a ataques especulativos contra la moneda", ilustró Pastrana.

“Nada será posible sin reducir la inflación y logrando previsibilidad”, consideró Pastrana

Certidumbre a futuro es otra materia obligatoria para los especialistas consultados. Tanto ellos como Federico Cagnani, investigador de la Universidad de Avellaneda (ver nota abajo) coinciden en que la crisis actual aplasta cualquier síntoma de previsibilidad. Toman el ejemplo a mano de la tasa de interés que debe pagar el BCRA, aún con control de capitales y la caída de la tasa de inversión que supera el 20% desde hace un año.

Condicionantes inevitables del escenario por venir serán la renegociación de la deuda con privados y el FMI, el desarme de la política fiscal y monetaria heredada y los resultados del acuerdo de precios salarios. "En este marco, la política de concertación tendrá como objetivo frenar la caída del salario real y sentar las bases de su crecimiento. Surge así el desafío de combinar la caída en la nominalidad de la economía y un estiramiento de los plazos de los contratos salariales, con menor inflación para la recuperación del poder adquisitivo", avizoró Pastrana. La "devaluación regional" juega sus efectos también y el tipo de cambio con una dinámica explosiva. "El salario real que ya está en niveles cercanos al 2008-2009 hace pensar que en términos de competitividad no aparecerían problemas. El desafío es evitar una rápida apreciación para no terminar crisis vinculadas al deterioro del sector externo como en el pasado", sostuvo.

Dar un impulso fuerte a las exportaciones se aprecia como una intención positiva

En cuanto a dudas concretas sobre una inevitable reforma laboral, aún en términos amables y no a la brasileña, Pastrana resaltó que no aprecia tal escenario a futuro. "Lo más importante para el crecimiento del salario real es bajar la inflación y salir de la dinámica perversa actual", rubricó. "El macrismo intentó promover proyectos de reforma laboral que fracasaron porque buscaba erosionar el derecho laboral y ponía como pilar de la recuperación del empleo reducir el costo salarial. De hecho hoy estamos en un esquema que contrae las contribuciones laborales con un mínimo no imponible y vemos su enorme ineficacia al ver un constante aumento del desempleo y caída del empleo registrado. Los esquemas de reducción de las contribuciones patronales como los actuales terminan en el desfinanciamiento del Estado, en particular del sistema previsional, con una transferencia de recursos hacia las grandes empresas, sin generar ningún beneficio para los trabajadores, ni por más salario ni más empleo".

Más notas de

Luis Autalan

Suspensiones al por mayor en  metalúrgicas por el efecto Covid-19

Suspensiones al por mayor en  metalúrgicas por el efecto Covid-19

El empleo en crisis, un fenómeno que va a empeorar sin techo previsible

El empleo en crisis, un fenómeno que va a empeorar sin techo previsible

Sintonizar pautas para el retorno parcial de actividad con la presión salarial de mayo

La CGT planteó la necesidad de cuidar a los grupos de riesgo

El mundo ante una crisis de empleo sin precedentes

El mundo ante una crisis de empleo sin precedentes

La OIT alerta que por la pandemia se podrían perder 340.000 empleos en el país

La hotelería está entre los rubros más afectados

Aceiteros denuncian despidos en plena emergencia sanitaria

“Se incumplieron protocolos sanitarios y además despidieron a cinco compañeros”, le enfatizaron a BAE Negocios desde el gremio.

Encuestan a docentes privados para monitorear las condiciones laborales

Encuestan a docentes privados para monitorear las condiciones laborales

La CGT lleva su preocupación por los salarios a la mesa tripartita con Gobierno y empresarios

Los sindicalistas estuvieron la semana pasada con el Presidente

La CGT lleva a la mesa tripartita con Gobierno y empresarios la preocupación por los salarios

Los sindicalistas estuvieron la semana pasada con el Presidente

Desocupados reclaman más atención a los que más sufrirán la pandemia

La Unión de Trabajadores de la Economía Popular