El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, reiteró este lunes que se registra una "ralentización" de casos de coronavirus (Covid-19) en el Área Metropolitana de Buenos Aires ( AMBA), pero afirmó que en el interior provincial los contagios aumentan de forma "progresiva y constante".

Por su parte, la directora de Educación provincial, Agustina Vila, sostuvo que la vuelta a clases presenciales se dará cuando la circulación del virus esté el niveles "bajos o nulos".

"Hay una ralentización en la zona AMBA. La cantidad de casos empieza a bajar y estamos en los contagios que teníamos a mediados de julio", explicó Gollán al encabezar una conferencia de prensa en La Plata en donde brindó detalles de la situación epidemiológica en el marco de la pandemia de coronavirus (Covid-19).

El ministro destacó que en la ciudad de Buenos Aires hay actualmente cada 100.000 habitantes un total de 4.215 casos, mientras que en el AMBA bonaerense se registran 2.849 (en el primer cordón del Gran Buenos Aires 3.090 casos; en el segundo, 2.806 y en el tercero, 2.333).

En ese sentido, el funcionario del gobernador Axel Kicillof graficó que entre el 24 y el 30 de agosto últimos hubo en la provincia unos 34.000 casos y 35.000 en el AMBA, mientras que la semana pasada fueron 29.000 en todo el territorio bonaerense y 21.000 en el área metropolitana.

De cara a una nueva extensión de la cuarentena a partir de la próxima semana, Gollán subrayó que, pese al descenso progresivo, "la meseta es alta" y advirtió que no se pueden relajar los cuidados porque "se dispararían los casos".

Además, remarcó que en el interior provincial "empezaron a incrementarse la cantidad de casos de forma progresiva y constante" y contó que, mientras en julio se detectaban unos 490 casos diarios, hoy son 1.281 que representan "el 29% de los contagios totales de esta semana".

En ese contexto, pidió "encarecidamente" a los intendentes que "cuando se les disparen los casos tomen las medidas que tengan que tomar para bajar los contagios porque cuando se instala la circulación comunitaria masiva, se corre de atrás a la enfermedad".

El titular de salud bonaerense sostuvo que "hay que hacer prevención para que la gente no se enferme masivamente" y recalcó que "la provincia va a ayudarlos permanentemente con todas las camas que podamos abrir en las regiones, brindando insumos y respiradores para que a nadie le falte nada o haciendo derivaciones en vuelos sanitarios si es necesario".

"Vamos a cuidar la vida siempre, aún de los que hacen campaña en contra de las medidas de precaución y son anticuarentena porque la prioridad del Gobierno va a ser salvar las vidas que se puedan salvar y cuidar a la población", expresó.

Por otro lado, el funcionario expuso que la mortalidad cada millón de habitantes en el AMBA asciende a 894, a 348 en el interior, a 1.235 en CABA y a 766 en toda la provincia.

"Tenemos los datos al día. Alguna prensa lo transformó en un dato negativo, pero es un dato extraordinario a nivel mundial. A todas las provincias les va a pasar que tendrán que ir mostrando sus datos, tendrán que apurar a sus efectores para que carguen", aseveró en referencia a la carga tardía de unos 3.500 fallecimientos por Covid-19, y manifestó que ello "no es responsabilidad de los ministros de las provincias ni de la Ciudad".

Luego dijo que de las 6.278 camas de terapia que hay en la provincia de Buenos Aires, 50,6% están ocupadas (en el AMBA son 3.017 y hay en uso un 59,7%, mientras que en el interior hay 1.227 camas y están ocupadas el 44,91%).

Además, el ministro contó que un total de 135 trabajadores de la salud fallecieron en la provincia de Buenos Aires y añadió que el nivel de contagios es del 5,4% en el AMBA y del 7% en el interior; recordó que la inversión que lleva hecha la provincia es de 22.416.697.500 pesos; y destacó que se incorporó a la planta permanente del Ministerio de Salud a 1.137 residentes.

La vuelta a clases tendrá que esperar a que bajen los casos

La directora general de Cultura y Educación bonaerense, Agustina Vila, adelantó, en la misma conferencia, que una vez que el Gobierno nacional apruebe los protocolos para el regreso seguro a las aulas se comenzarán las capacitaciones para organizar la presencialidad, pero remarcó que "el inicio de clases será cuando la situación epidemiológica lo permita".

La funcionaria planteó que Gobierno nacional "está evaluando" el Plan Para la Vuelta Segura a Clases Presenciales presentado la semana pasada por la administración de Kicillof y anticipó que "en los próximos días tendremos las confirmaciones".

"Una vez que ese plan se apruebe, se distribuirá entre las comunidades educativas de los 135 municipios para conformar unidades de trabajo donde autoridades locales, sanitarias, educativas, gremiales y consejos escolares conocerán los lineamientos obligatorios" para el retorno presencial a las escuelas "y comenzarán el proceso de capacitación y organización".

En ese sentido, Vila opinó que "este es tiempo de planificar, organizar y pensar la forma de funcionamiento de nuestra escuela, siguiendo los lineamientos sanitarios definidos en el Plan" y se diferenció de la Ciudad de Buenos Aires al remarcar que "el inicio (de clases) será cuando la situación epidemiológica lo permita en cada distrito".

"Esto requiere con antelación estar capacitados para hacer cumplir estos protocolos que trabajamos durante mucho tiempo. La instancia actual es para capacitarnos y planificar. Está claro que la condición necesaria es que la circulación del virus esté contenida en niveles bajos o nulos", dijo.