El escándalo sexual producido en la Cámara de Diputados este jueves, cuando el legislador Juan Emilio Ameri (de Salta por el Frente de Todos) fue filmado en plena sesión virtual besándole los pechos a su pareja, desató numerosas reacciones en todo el arco político.

Al momento de producirse el hecho, el presidente del cuerpo, Sergio Massa, ordenó la suspensión inmediata de Ameri. Además, apeló al artículo 188 del reglamento de la Cámara para crear una comisión que evaluará otras sanciones contra el diputado salteño del Frente de Todos, que podrían incluir su destitución.

"Ni bien iniciada la sesión se produjo una situación intolerable para esta  Cámara de Diputados, porque el recinto es uno solo, sea presencial o virtual. Y los diputados tienen que estar enfocados en trabajar y en atender lo que opina el otro. Por cosas como esta es que después la sociedad argentina descree de su dirigencia política", aseveró Massa en una conferencia de prensa posterior.

"Aspiro a que los 5 miembros de la comisión que en un ratito los vamos a comunicar, hagan su trabajo y le den de alguna manera su derecho a defensa. Hay gente que la pasa mal que vive a partir de una changuita, que no llega a fin de mes, que sufre la pandemia, tener que tolerar estas situaciones es algo que yo no puedo permitir", agregó el líder del Frente Renovador.

Algunas horas después el Frente de Todos emitió un comunicado en el que respaldó la decisión de suspensión tomada por Massa y afirmó que se garantizarán "que se apliquen todas las normas para que (Ameri) sea sancionado de la manera que corresponda de acuerdo a la gravedad de sus actos".

Su compañera de bloque Fernanda Vallejos afirmó en sus redes que respalda "la firmeza de las autoridades de la Cámara frente a una conducta intolerable". "El cargo que ocupamos, como diputados y diputadas, exige de nosotros y nosotras la máxima responsabilidad frente a las instituciones y al pueblo que nos votó", agregó.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, afirmó en declaraciones al canal C5N que "tiene que quedar claro que este tipo de inconductas para nosotros son inaceptables" y añadió que "bajo ningún punto de vista vamos a estar teniendo un pensamiento liviano sobre este tipo de cosas porque no es nuestro estilo".

Quien se mostró más cerca de Ameri dentro del oficialismo fue el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández. Al citar un tuit de la diputada Paula Oliveto de Juntos por el Cambio que pide la expulsión del salteño, el actual interventor de Yacimientos Carboníferos de Rïo Turbio le respondió: "¡Es preferible un diputado desubicado y calentón que una diputada mala leche, que arma operetas con narcotraficantes en el living de su casa!"

La reacción de la oposición 

Entre los referentes opositores, la titular del PRO, Patricia Bullrich, se sumó a Oliveto en el pedido de expulsión de Ameri: "El diputado Ameri exhibe la decadencia, la miserabilidad y la falta de empatía con el sufrimiento de los argentinos. Mientras hay enojo, frustración y bronca, algunos están de fiesta. Deben expulsarlo. Los argentinos no nos merecemos esto", afirmó en su cuenta de Twitter.
 
La diputada Graciela Camaño, de Consenso Federal, repudió la conducta de Ameri y describió su reacción al conocer lo sucedido:  ''Decir que es un bochorno es poco. Siento vergüenza ajena como nunca en mi vida la sentí. Es un bochorno universal que forma parte de las carencias políticas que hay en la Argentina, de una dirigencia política que no está a la altura de las circunstancias'', comentó en declaraciones a Canal 13.
 
El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, afirmó que "la conducta exigible para un diputado es la misma si está conectado virtualmente a la sesión o si está presente físicamente en el recinto". "Por eso apoyamos la suspensión del diputado Ameri. Creemos que esto merece una sanción firme. Las penas previstas llegan hasta la expulsión", agregó en sus redes sociales". 

También Karina Banfi, diputada radical de la coalición opositora, pidió la expulsión de Ameri: "Todo mi repudio por la actitud del diputado Juan Ameri. Hemos votado su suspensión para que cese inmediatamente esta mala conducta en el Recinto y pretendo que la Comisión especial (art 66 CN) decida la expulsión del cuerpo por su falta grave con toda la República", afirmó en su cuenta de Twitter.

Qué dijo Ameri

En declaraciones posteriores al hecho, Ameri explicó que "estaba con mala señal, y en el momento en que eso sucede, se me conectó automáticamente".

En diálogo con Radio Con Vos, el diputado pidió disculpas a sus colegas "y a la sociedad" y afirmó que, mientras estaba desconectado, llegó su pareja a la casa.

"Entonces le pregunté 'che, a ver cómo quedaron las prótesis de la operación, ¿quedó todo bien? Qué bueno, esta bajó más, esta bajó menos, a ver las cicatrices'... Y estaba al lado mío y le di un beso en las tetas, eso es todo", describió Ameri al reproducir el diálogo que tuvo con su pareja en ese momento.

Luego, en declaraciones al canal C5N, el diputado salteño manifestó sentirse "muy mal, muy angustiado, con mi mujer llorando al lado mío". Y describió que se trata de "una situación que no creía que me iba a pasar, no podía permitir que esto me pase y me pasó. Estoy mal, angustiado, muy avergonzado. Me resta aprovechar este espacio para pedirle disculpas a la sociedad, a mis compañeros, a mi familia, a mi pareja por haberla expuesto a esto sin quererlo, a mi madre, a mis hijas."

Además, Ameri dijo que es "absolutamente falso" que tenga denuncias por acoso sexual, desmintiendo un comunicado conjunto de numerosas organizaciones feministas de Salta que lo habían acusado públicamente de ese delito.