El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, denunció este lunes una "campaña de desprestigio" en su contra a través de acusaciones "infundadas", en medio de la críticas de sectores del Frente de Todos y el pedido de juicio político.

"Hace tiempo soy blanco de una persistente campaña de desprestigio en distintas publicaciones y por parte de distintas personalidades. Me atribuyen falsamente inconductas, irregularidades y delitos de distinta naturaleza", comienza el escrito difundido por Rosenkrantz, al que accedió BAE Negocios.

Rosenkrantz se quejó de que "distintas personalidades" le "atribuyen falsamente inconductas, irregularidades y delitos de distinta naturaleza". "Una cosa es un juicio político, que apunta a destituir a un juez por incumplimiento de sus deberes, y otra cosa es el juicio motivado por intereses políticos", escribió el juez en ese sentido.

El titular del máximo tribunal del país realizó su declaración este lunes, tras un fin de semana de discusión entre oficialismo y la oposición a partir del pedido de juicio político que presentó la diputada nacional del Frente de Todos e integrante del Consejo de la Magistratura Vanesa Siley por supuesto "por mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones".

Al respecto, Rosenkrantz respondió: "Una diputada oficialista presentó un pedido de juicio político en el que considera configurada la causal de mal desempeño que habilitaría la apertura del procedimiento en la Cámara de Diputados para investigar esos hechos y, en su caso, avanzar con mi destitución. Las acusaciones son completamente infundadas. No he incumplido deber funcional alguno".

La principal acusación de Siley consistió en el supuesto "mal desempeño" del juez por su voto a favor de aplicar el "2x1" en los casos de represores condenados por delitos de lesa humanidad en 2017.

El presidente de la Corte defendió su voto al afirmar que "los lineamientos jurídicos defendidos en mis decisiones sobre el '2x1' (tanto en 'Muiña' como en 'Batalla') encuentran su apoyo en la Constitución Argentina, en el derecho interamericano y el derecho internacional de los derechos humanos". "La Constitución consagra garantías penales en favor de los acusados, incluyendo a aquellos que perpretaron los crímenes más horrendos en la historia de nuestro país", agregó.

En su escrito, Rosenkrantz también rechaza los cuestionamientos de Siley referidos a su actuación en los expedientes "Blaquier" y "Amelong".

Siley reafirmó su acusación

Aunque Siley había presentado su pedido de juicio político originalmente en 2017 y lo amplió hace dos semanas, es decir, antes de la resolución del tribunal sobre el per saltum de los jueces federales Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, este lunes reafirmó su postura en declaraciones radiales, al preguntarse "qué intereses defiende" Rosenkrantz.

La diputada del Frente de Todos insistió en que el magistrado tiene "vinculaciones" con la familia de Carlos Blaquier, ya que ambas "comparten la Fundación Cimientos", según dijo a El Destape Radio.

Y agregó que el propio juez "ha asistido a eventos de esta fundación en presencia de Blaquier y otros miembros" de su entorno. 

Su colega Leopoldo Moreau respaldó el pedido de juicio político al afirmar este mismo lunes que la Corte "está agotada". "Yo creo que el juicio político lo que plantea es un escenario de discusión. Esta es una Corte agotada, que juega al truco, más que apoyarse en decisiones jurisprudenciales", afirmó el diputado.

Opositores y aliados del oficialismo rechazaron el pedido de juicio político

Por su parte, el diputado nacional del PRO Pablo Tonelli sostuvo este lunes que el pedido de juicio político contra Rosenkrantz "es un hito más en la embestida contra el Poder Judicial" y dijo que se trata de "un intento de domesticar a la justicia".

Tonelli dijo que el planteo de Siley se trata de una ofensiva "contra la justicia independiente y un intento de domesticar a la justicia".

Además, el senador nacional por Juntos Somos Río Negro Alberto Weretilneck anticipó que se opondrá al proyecto del Frente de Todos para juzgar y destituir al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, en sintonía con su par de diputados del mismo espacio Luis Di Giacomo.

El ex gobernador rionegrino, que suele respaldar las propuestas del Gobierno de Alberto Fernández, declaró que "de ninguna manera" acompañará el pedido de juicio político contra el titular del máximo tribunal promovido este fin de semana por la diputada del Frente de Todos Vanesa Siley.

"De ninguna manera vamos a promover un juicio político de un juez por el sentido de sus fallos. Vamos a defender el estado de derecho, la Constitución Nacional y la justicia independiente", explicó Weretilneck.