El tribunal oral que juzga al empresario Alberto Samid por supuesta asociación ilícita y evasión ordenó su captura por faltar a dos audiencias del debate, que se encuentra en sus instancias finales. La decisión fue del Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) 1, luego que Samid no se presentara a la audiencia fijada para el domingo último y la de ayer. Por el momento, el empresario no fue declarado prófugo, aunque esa medida podría darse en las próximas horas.

Por la tarde, Samid realizó declaraciones a diversos medios televisivos, en los que desafió la medida judicial. "No me voy a entregar con estos tipos, prefiero ser un fugado que un preso político", enfatizó.

Además, denunció que el fiscal del juicio Gabriel Pérez Barberá le pidió una coima de 1.800.000 dólares para librarlo del caso. "Me llamaron en un juzgado por una causa que estaba cerrada. Al tercer día el fiscal me pidió 1.800.00 millones, me da tres días para que junte el dinero. Lo denuncié públicamente, nadie se hizo eco, y ahora saltan que me van a buscar. No tengo la plata, y si la tuviera no la voy a poner", aseguró Samid.

El fiscal en lo penal económico Pérez Barberá había pedido la semana pasada seis años y seis meses de prisión, al considerar que el empresario fue parte de una asociación ilícita a través de la cual se evadían impuestos de la comercialización de carne. La Afip, que actúa como querellante en el caso, también pidió una condena para Samid y el resto de los acusados.

"Me quieren ir a hacer tomar agua podrida a (la cárcel de) Ezeiza y yo, con 71 años, no estoy para eso. Si me agarran, mala suerte", manifestó el empresario.

Samid había sido sobreseído en esta causa pero en agosto de 2016 la Cámara de Casación le revocó el sobreseimiento y dispuso que sea elevado a juicio oral.