El Gobierno nacional, preocupado por los 27.001 casos de coronavirus (Covid-19) registrados en 24 horas, convocó a una reunión de emergencia en Casa Rosada. La cumbre fue convocada por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y se realiza desde las 18.40 en el Salón de los Científicos. Según trascendió, el objetivo del encuentro es analizar el impacto epidemiológico de las medidas que anunció Alberto Fernández el jueves pasado.

Del encuentro participan la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca; los ministros de Salud, Carla Vizzotti; de Seguridad, Sabina Frederic, de Educación, Nicolás Trotta; de Trabajo, Claudio Moroni; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, de Defensa, Agustín Rossi; y de Turismo y Deportes, Matías Lammens; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; y la asesora presidencial Cecilia Nicolini.

Además, en el encuentro se baraja la posibilidad de implementar restricciones más duras para frenar la suba de los positivos, según aconsejaron los asesores del Presidente. Sin embargo, el camino no sería el mismo del año pasado, como sugirió Sergio Berni, ministro de Seguridad bonaerense, sino que las medidas serían focalizadas y con una duración definida. 

Es que, pese a la limitación en el horario de circulación que estableció el jefe de Estado, en la sociedad predomina un agotamiento general, que se refleja en un relajamiento los fines de semana. Esto preocupa a las autoridades, sobre todo en un contexto donde la ocupación de unidades de terapia intensiva en el AMBA ya superó el 70%: "ya no estamos teniendo camas", advirtió Daniel Gollán, titular de la cartera sanitaria bonaerense.

En este sentido, en el Gobierno existe malestar con los gobernadores porque a casi una semana del anuncio de Alberto Fernández solo Axel Kicillof aplicó restricciones en la provincia de Buenos Aires, mientras que los demás mandatarios provinciales todavía no tomaron más medidas restrictivas como lo establece el DNU 235/202, en donde se especifica que cada jurisdicción puede establecer restricciones temporales y focalizadas según la situación sanitaria.

En esa provincia es donde la decisión de un cierre estricto cuenta con más avales. Al pedido de Berni se sumaron las declaraciones del viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, que aseguró que "en cualquier momento se pueden definir medidas más restrictivas" y recordó que la postura de los funcionarios bonaerenses "era hacer un cierre fuerte de 15 días para reducir el aumento de casos mientras avanzamos en la vacunación de los grupos de riesgo".

La motivación de las autoridades tiene sustento: además de ser la provincia con más casos por una diferencia enorme, volvió a marcar un récord de positivos en las últimas 24 horas, que hicieron a más del 50% de los casos registrados a nivel nacional.

Noticia en desarrollo