El segundo de los dos vuelos de Aerolíneas Argentinas que partieron anoche desde el aeropuerto de Ezeiza para cargar nuevas dosis de la vacuna rusa contra el coronavirus llegó esta tarde a Moscú.

La aerolínea de bandera inició sus vuelos a la capital rusa a finales de diciembre y en los dos primeros viajes llegaron al país 600.000 dosis de Sputnik V, mientras que el tercero trajo al país un cargamento de 240.000 dosis, de las cuales 20 mil fueron derivadas a Bolivia.

En el cuarto viaje llegaron al país 400.000 nuevas dosis, mientras que anoche arribó el primer vuelo de la compañía desde Beijing, China, con 904.000 dosis de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por el laboratorio Sinopharm.

Además, la semana pasada  Argentina adquirió 580.000 dosis de la vacuna de Oxford AstraZeneca, producidas en la India bajo el nombre de Covishield, que arribaron al país en un vuelo de Qatar Airways.

El Airbus 330-200, matrícula LV-FIV, aterrizó en el aeropuerto Sheremétievo a las 15.40 (hora argentina, 21.40 hora local), luego de 15.20 horas de vuelo y su regreso a la Argentina está previsto para mañana, entre las 15.30 y las 16.

Mientras, el primero de los vuelos, que aterrizó en la capital rusa a las 12.33 de nuestro país, 18.33 local, se encontraba esta tarde completando el proceso de estiba de la carga de vacunas, tras cuyo procedimiento emprenderá el retorno, previsto para alrededor de las 16.30 o 17, hora argentina, para tocar pista en Ezeiza alrededor del mediodía de mañana.

El tiempo de carga en Moscú, partiendo de la base de las experiencias anteriores, no debería demandar más de cinco horas, en la medida en que las condiciones del tiempo lo permitan, dado que en el último viaje un temporal de nieve demoró la partida de lo que fue el cuarto vuelo de la compañía a tierras rusas.

El segundo vuelo había partido de Ezeiza esta madrugada a la 0.29, con demoras respecto al horario previsto inicialmente, debido a un problema técnico de escasa envergadura.

A cargo de los vuelos están 10 tripulantes, entre pilotos y copilotos, que se irán alternando al comando de la nave, a los que se suman despachantes, técnicos y personal de carga, para llegar a un total de 18 personas en cada avión.

Tal como ocurrió con viajes anteriores a Moscú, los vuelos se concretan de forma directa -sin escalas técnicas-, bajo la denominación de "ferry", es decir, cuando la aeronave va vacía, sólo con su tripulación de cabina y técnicos de mantenimiento y de carga, según el caso.

El presidente de la compañía, Pablo Ceriani, había manifestado ayer a través de su cuenta de Twitter, que "desde Aerolíneas seguimos trabajando en esta operación de logística sin precedentes, que es fundamental para seguir dándole batalla al Covid-19. Estamos muy orgullosos de formar parte de esta tarea y agradecemos a todas las áreas de gobierno que lo hacen posible".

¿Cuántas dosis traerán los vuelos?

La línea de bandera no adelantó cuántas dosis serán traídas en estos dos vuelos antes de que hayan sido efectivamente cargadas a las aeronaves.

Según explicaron fuentes de la compañía a  BAE Negocios, esto se debe a que el número final puede variar hasta último momento debido a cuestiones de disponibilidad de dosis o de la logística del empaque.

Sin ir más lejos, el Gobierno había dejado trascender que el avión que voló a Beijing esta semana para buscar dosis de la vacuna china  Sinopharm taería un millón de dosis, pero finalmente solo pudo embarcar 904.000 por la capacidad máxima de almacenamiento de la bodega.

De todos modos, al ser dos vuelos simultáneos los que llegaron a Moscú, se estima que regresarán con un cargamento importante de vacunas.