El Ministerio de Empleo y Seguridad Social oficializó este viernes las excepciones sobre las tareas de home office que empezarán a regir desde el próximo 1 de abril con la entrada en vigencia de la Ley de Teletrabajo

A través de la resolución 142 publicada en el Boletín Oficial, la cartera conducida por el ministro Claudio Moroni, dejó efectivo la anulación de los beneficios estipulados por la normativa 27.555 sancionada el 30 de julio por el Congreso nacional.

"A partir del inicio de la vigencia de la Ley Nº 27.555 y mientras se mantengan las restricciones y/o recomendaciones sanitarias dictadas por las autoridades nacionales, provinciales o locales, la circunstancia de que los trabajadores y las trabajadoras se vean impedidos de cumplir con el deber de asistencia al lugar de trabajo y realicen las tareas en su domicilio, no podrá ser considerada como sustitutiva del acuerdo escrito que exige el artículo 7º del Régimen Legal del Contrato de Teletrabajo", detalla el texto oficial.

De esta manera, los trabajadores y trabajadoras que debieron adoptar la modalidad de trabajo a distancia o home office con el arribo del Covid-19 no serán tenidos en cuenta en las pautas establecidas por regulación impulsada por el oficialismo.

La resolución que cuenta con la firma del titular de la cartera laboral, se apoya en el artículo 7 de la normativa donde se indica que "el traslado de quien trabaja en una posición presencial a la modalidad de teletrabajo, salvo casos de fuerza mayor debidamente acreditada, debe ser voluntario y prestado por escrito". Es decir, en escenario de pandemia no se cumple con esta condición.

La reciente especificación se suma a las modificaciones que ya aplicó el Gobierno en matería del texto sancionado: el próximo mes tampoco entrarán en vigencia los artículos 2, 3 (Derechos y obligaciones), 4 (Jornada laboral), 7 (Voluntariedad), 11 (Capacitación), 12 (Derechos colectivos), 16 (Protección de la Información Laboral) y 17 (Prestaciones transnacionales).