La secretaría de Derechos Humanos de la Nación no sólo hizo presentaciones a favor de que concedan la prisión domiciliaria a ex funcionarios detenidos, sino que incluso en el caso de Luis D'Elía un funcionario del organismo llamó a un despacho para recordarle a un juez la presentación que habían hecho en ese sentido.

Fue antes de la cuarentena, el 18 de marzo, cuando la secretaria de la jueza Sabrina Namer recibió un llamado desde la cecretaría de Derechos Humanos donde un funcionario le "recordó" que ellos como amicus curiae, amigos del Tribunal, habían pedido la prisión domiciliaria de Luis D'Elía, según confirmaron a NA fuentes judiciales.

"El pedido era en base a que D'Elía tenía problemas de salud y que no había condena firme y el funcionario le recordó a la secretaria de la jueza que de no otorgar la medida podía recaer sobre la Argentina sanciones de organismos internacionales por no cumplir con los parámetros internacionales de derecho. "El llamado fue hecho por Mariano Przybyski, Director Nacional de Políticas contra la Violencia Institucional", destacaron las fuentes consultadas por la agencia. "La jueza inmediatamente ordenó que quede registrado el llamado pero además libró un oficio al titular de la secretaría Horacio Pietragalla haciéndole saber del llamado inapropiado".