El proselitismo volverá a unir a Alberto Fernández y Cristina Kirchner por primera vez después de la derrota en las PASO. En el inicio oficial de la campaña electoral, el Gobierno prepara un “gran acto gran” con la excusa de presentar el proyecto de ley del régimen de fomento al desarrollo agroindustrial. Sin embargo, la oportunidad servirá para que el Presidente y la Vice fumen públicamente la pipa de la paz.

El Frente de Todos buscará mostrar hoy que se terminaron las fisuras internas. Harán un borrón y cuenta nueva en el vínculo que se tensó con los reclamos de la ex presidenta de “los funcionarios que no funcionan”, y con una carta lapidaria que obligó a los cambios en el Gabinete.

Será difícil remontar una relación que expuso sus debilidades en público. Sin embargo siempre se habla de que el kirchnerismo tiene la particularidad de levantarse entre las cenizas y esta vez no será la excepción.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner, otra vez juntos en un acto

"Gran acto gran"

La participación de Cristina en el acto fue ratificada desde el Instituto Patria. La presentación está prevista a las 18 horas en el Museo del Bicentenario. Es sorpresiva su presencia en la Rosada: no es habitual que asista a Balcarce 50 ya que su despacho lo ocupa en el Senado.

En el entorno de Cristina minimizan que la relación con Alberto esté tirante, y que ahora el objetivo es “gestionar”. “Hacemos proyectos de ley y anunciamos cosas. También damos soluciones”, remarcan cerca de la vicepresidenta al dar por enterradas las diferencias.

La nueva ley agroindustrial que se anunciará esta tarde busca aumentar las exportaciones y la creación de empleo.  Se suma a varios cambios que se vieron desde la incorporación de Julián Domínguez al frente del ministerio de agricultura, el encuentro con el campo y el levantamiento de las restricciones de las exportaciones de carne a China.

La relación de Alberto y Cristina

La crisis interna en el Gobierno detonó todo tipo de especulaciones sobre la relación de poder de ambos mandatarios. La última vez que se vieron fue el martes 14 de septiembre en la Quinta de Olivos antes de que estalle la danza de cambios en el Gabinete y la salida del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Las semanas siguientes a la derrota electoral, el Ejecutivo enfocó la gestión en Juan Manzur, el gobernador de Tucumán y ahora coordinador de los ministros y de la campaña nacional.

Con un goteo de medidas económicas, el FDT planea revertir el resultado de las primarias y recuperar los votos en distritos clave como la provincia de Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe y Chubut.

La foto de los compañeros de fórmula buscará mostrar al oficialismo unido en el inicio de la campaña electoral. También deberá enfrentar uno de los datos económicos que mostrarán la crisis social. El Indec informará el nivel de pobreza del primer semestre del año, que podría mantenerse entre el 42 y 40 por ciento, cifras que se repitieron durante la pandemia.