A medida que la variante Delta del coronavirus (Covid-19) se propaga a niveles inusitados en Estados Unidos, muchas personas piden que la gente use barbijo y vaya a vacunarse, ya que teme una tercera ola con consecuencias aún peores. Uno de los países donde hay más preocupación es Estados Unidos, donde los niveles de inmunización son mucho menores a los esperados por la falta de confianza en las vacunas, aún contando con un excedente de dosis. Y una de las personas más preocupadas es Lani Bauer, una mujer de Minnesota que, por el coronavirus, ahora debe ver a su hija hospitalizada desde marzo y totalmente paralizada.  

“Antes de este incidente, ella era una niña extremadamente sana, ni siquiera vomitaba. Avella estaba aprendiendo ajedrez lo suficientemente bien como para poder enseñar a sus amiguitos a jugar", lamentó Bauer sobre su hija de 8 años, que sufre encefalomielitis diseminada aguda (ADEM), una afección que se disparó después de que la niña se contagiara de coronavirus.

Según contó a NBC, Bauer hizo faltar a su hija a la escuela por unos días porque tenía fiebre, pero después volvió normalmente. Sin embargo, tuvo que ir a buscarla porque "no era ella misma", según sus maestras. Un día después, Avella no respondía, y debieron hospitalizarla con el diagnóstico de coronavirus y ADEM. 

La niña podría tener algo de visión todavía, pero no saben cuánto (NBC)

Y desde eso, que fue en marzo, la hija de Bauer está completamente paralizada y sigue internada con ADEM, una inflamación del cerebro y la médula espinal que daña la mielina, la capa protectora que recubre las células nerviosas.

Aunque hubo muchos casos de ADEM en niños, todos causados por "un trastorno del sistema inmunológico a menudo se desencadena por infecciones virales", el de Avella es único, ya que la niña tiene AHEM (encefalomielitis hemorrágica aguda). ¿Cuál es la diferencia? En los demás niños, la recuperación es completa y lleva entre cuatro y seis meses. En este caso, "el daño es tan severo que es posible que no se recupere", reportó la cadena citada.

Durante estos seis meses, a Avella le extirparon una parte del cerebro por una inflamación, y la niña todavía no puede ver, aunque creen que todavía le queda algo de visión. La familia ya tiene más de un millón de dólares en facturas médicas y está recaudando dinero en GoFundMe .

La parálisis no solo afecta a los niños

Un caso un poco más esperanzador que el de Avella es el de Whitnei Betts, una mujer de 31 años que, al salir del trabajo porque no se sentía bien, perdió toda sensibilidad en las piernas y se desplomó. Inmediatamente fue trasladada al Centro Médico North Mississippi. El diagnóstico reveló que tenía coronavirus, y que eso desencadenó mielitis transversa aguda ( ATM), un trastorno de la médula espinal poco común y potencialmente devastador.

“Cuando contraje el virus, lo último que me vino a la mente fue ponerme en una silla de ruedas”, dijo Betts a WLBTCasi completamente paralizada, su médico le dijo que tardaría entre seis meses y un año en recuperarse e incluso entonces, existía la posibilidad de que tuviera alguna parálisis residual.

Betts sufrió mielitis transversa aguda

Después de ocho meses de rehabilitación junto a un fisioterapeuta y una bipedestación, Betts pudo pararse por sí sola y dar algunos pasos. En un principio solo podía caminar 9 metros, pero ahora ya puede hacer 30 sola, y apunta a ir de compras por su cuenta a principios del próximo año.

Otro caso de parálisis disparada por el coronavirus es el de la esposa de Victor Roman, un hombre de Killeen, Texas, que le contó a 6 News que, a causa de la pandemia, su mujer sufrió un derrame cerebral que paralizó todo su lado derecho. Desde ese entonces, Roman estuvo a su lado todas las noches, haciendo terapia del habla para tratar de ayudarla a volver a aprender palabras básicas. Es un progreso lento, pero Zavala, su mujer, puede volver a contar hasta siete.

"Todos los días desearía haberme dado la vacuna antes, cuando nos dijeron que lo hiciéramos", lamentó Roman, a quien le ofrecieron la vacuna pero decidió rechazarla porque todavía no estaba aprobada completamente, únicamente de emergencia, por el organismo sanitario. "Si pudiera cambiar algo, todo el mundo se habría dado la vacuna", aseguró al medio citado.

Un estudio sugiere que 1 de cada 3 pacientes de coronavirus sufre "Covid prolongado"

Una investigación realizada sobre residentes de Long Beach por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU publicado este jueves concluyó en que una de cada tres personas que sobrevivieron al coronavirus sufrieron de "Covid prolongado", es decir, al menos un síntoma de la enfermedad dos meses después del primer hisopado positivo. 

Los efectos fueron aú más fuertes en  personas de 40 años o más, mujeres, personas con problemas de salud preexistentes y residentes negros. El 17% de los pacientes con coronavirus prolongados informó fatiga; 13% informó dificultad para respirar y pérdida del gusto u olfato; y el 11% informó de dolor muscular o articular.

Los expertos dicen que la vacunación no solo reduce la posibilidad de enfermarse con Covid-19, sino que probablemente también reduce la posibilidad de sufrir un Covid prolongado si una persona vacunada contrae una infección irruptiva. Las personas vacunadas tienen muchas menos probabilidades de infectarse o enfermarse gravemente de Covid-19 que las personas no vacunadas.