La alarma encendida por el ascenso de la curva de casos de coronavirus (Covid-19) en barrios populares de la ciudad de Buenos Aires se trasladó esta semana al sur del conurbano bonaerense, donde se decidió el aislamiento de Villa Azul, en Avellaneda, de donde los vecinos no podrán salir durante dos semanas.

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y el jefe comunal de Avellaneda, Jorge Ferraresi, conjuntamente con el gobierno de la provincia de Buenos Aires decidieron implementar un aislamiento sanitario estricto en el barrio que ambos municipios comparten, con la intención de limitar la circulación de personas.

Con la confirmación de 53 casos positivos de Covid-19 ganó la idea de evitar la transmisión a otros barrios, por lo que el lugar quedó con un fuerte control de las fuerzas de seguridad, en un operativo a cargo del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, indicó que se resolvió para "cerrar la circulación hacia afuera y tratar de minimizar la circulación interna", en tanto se realizará un relevamiento de personas que trabajan en actividades esenciales para "evaluar caso por caso".

Andrés Larroque explicó que en Villa Azul "encontramos un número alto de positivos y se tomaron medidas urgentes"

Ferraresi, en tanto, afirmó que "es un desafío la gestión en medio de la pandemia y sigo lo que está pasando en la ciudad de Buenos Aires con preocupación siempre; la mayoría de los casos que se producen es por circulación", dijo el intendente en diálogo con radio Cooperativa.

Testeo por coronavirus

Berni explicó que el gobierno trabaja en testeos en el barrio vecino a ese asentamiento, Villa Itatí, y describió: "No fueron sólo los 55 casos; se hicieron testeos y un 7% daba positivo pero se saltó a casi el 60% y por eso se tomó la decisión".

En declaraciones a la señal Todo Noticias sobre la determinación de cerrar la circulación en Villa Azul hacia afuera, Berni, enfundado en un mono amarillo, explicó que en ese barrio se resolvió que el aislamiento será estricto durante los próximos 15 días, por lo cual Villa Azul permanecerá cerrada y nadie podrá salir salvo por un criterio sanitario.

En cuanto a decisiones similares que deban reiterarse en otros barrios, Berni evaluó que "son definiciones que se toman cuando se ven los resultados de los testeos, pero no necesariamente deba ser Villa Itatí, sino que puede ser cualquier barrio que comience con la misma velocidad epidemiológica que tuvo Villa Azul".

"Se trabaja mucho en la barrio de al lado, Villa Itatí, y hay que trabajar fuertemente en todo el territorio porque Buenos Aires tiene más de 10.000 asentamientos, por eso hay que tener una mirada especial para poder cuidar a los que van y vienen y son una fuente de contagio", agregó el ministro, quien regresó a Villa Azul para monitorear el trabajo de asistencia.

Cómo es el aislamiento de Villa Azul

Larroque describió, en diálogo con El Destape Radio: "Hay muchos pasillos, hay mucha aglomeración, y eso hace que el potencial de contagio sea muy rápido y, en función de esta situación, se ha planteado cerrar la circulación hacia afuera y tratar de minimizar la circulación interna, reforzando la asistencia de todo tipo, alimentaria, y otro tipo de recursos que la gente del barrio necesite".

A modo de ejemplo, explicó que dado que "mucha gente va a comedores y ollas populares" se planteó "pasar a la entrega de mercadería en cada casa, así la gente no tiene que trasladarse para poder comer, porque ese es un foco de contagio importante".

Los vecinos de Villa Azul reciben la asistencia de la Provincia

Casi en simultáneo, en una rueda de prensa en el lugar, Berni comunicó que a las 14 comenzó la distribución de alimentos, agua y elementos de limpieza con provisiones enviadas desde La Plata por la gobernación.

"Lo importante es que estamos acá para resolverlo de manera más eficiente: la provincia y los intendentes de Avellaneda y Quilmes estamos acá y no nos vamos a ir hasta que esté totalmente controlado", indicó el ministro bonaerense.

Berni consignó que "la cuarentena se está cumpliendo en el barrio y se comprende la situación que atraviesa la gente del lugar, por eso están viniendo del Ministerio de Trabajo para justificar la inasistencia" de quienes deban ausentarse de sus puestos de trabajo por no poder salir del asentamiento.

"Se va a generar también un grupo de voluntarios para resolverle a la gente del barrio cosas que tenían que hacer", añadió.

Además, el funcionario aclaró que "la gente que vive en el barrio y estaba afuera puede volver a entrar pero no salir después" y destacó que, "por suerte, durante dos meses" el gobierno estuvo preparándose "para situaciones como estas".

"Necesitamos la foto de hoy porque los casos confirmados de coronavirus son de hace 14 días", enfatizó Berni.

El barrio tiene hoy alta presencia policial