Jair Bolsonaro, quien estuvo aislado por contagiarse de coronavirus (Covid-19) y se trató con cloroquina, aseguró este jueves que es la "prueba viva" de que ese fármaco funciona en el combate contra la pandemia de coronavirus (Covid-19). El presidente de Brasil, además, sentenció que muchos de los fallecidos de su país a causa de la enfermedad, que sobrepasan los 100 mil, se hubieran salvado de haber sido tratadas con el compuesto.

"Sabemos que más de 100.000 personas murieron en Brasil y que, si hubieran sido tratadas al comienzo con ese medicamento, muchas de esas muertes podrían haber sido evitadas", declaró en un acto público celebrado en Belén, capital del estado de Pará.

"Aquellos que critican la cloroquina no presentan alternativas", dijo Bolsonaro en referencia al fármaco que tanto la comunidad científica como la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejan. Su país, en términos absolutos, es el segundo más afectado por la pandemia en el mundo, con más de 104.000 fallecidos y cerca de 3,2 millones de casos.

En el mismo acto en Belén, el mandatario anunció que el Gobierno federal enviará a las autoridades del estado de Pará 400.000 comprimidos de cloroquina, pues aún "sin comprobación científica, hay muchos médicos que lo recomiendan".

De esta manera, Bolsonaro demostró no haber cambiado de posición con respecto a la pandemia del coronavirus pese a haberse contagiado y haber estado aislado por semanas. El presidente de Brasil es uno de los mandatarios más negacionistas del mundo en relación a la pandemia y, tras contraerla, asegura que se recuperó gracias a la cloroquina, un antipalúdico usado para tratar la malaria pero cuya eficacia contra la Covid-19 es puesta en duda.

El presidente brasileño tomó cloroquina durante su aislamiento

También se contagiaron y recuperaron nueve de los ministros de su Gobierno y la propia esposa de Bolsonaro, Michelle de Paula Firmo, quien permanece recluida y ayer se conoció la noticia de la muerte de su abuela materna, de 81 años y víctima de coronavirus.

El estado de Pará, enclavado en la Amazonía brasileña, tiene cerca de ocho millones de habitantes y, según los últimos balances oficiales, ha registrado hasta ahora 173.625 casos de coronavirus, con un total de 5.917 muertos.

Qué es la cloroquina

Es un medicamento utilizado para tratar la malaria y la mayoría de las enfermedades autoinmunes. Ante la llegada del coronavirus, mantiene dividida a la comunidad científica y médica. Algunos médicos consideran que es un fármaco eficaz para combatir la pandemia, mientras que otros piden que se realicen ensayos más concluyentes y alertan sobre sus posibles efectos secundarios.

Algunos científicos han alertado de sus posibles efectos secundarios, especialmente en personas de edad avanzada (uno de los principales grupos de riesgo) o de su peligrosa combinación con otros antibióticos.

La cloroquina tiene efectos secundarios peligrosos

La fama ganada por la cloroquina en los últimos días sumado a la desesperación global de una población sumida en la incertidumbre y el miedo al contagio han desembocado en la muerte de tres personas en Nigeria envenenadas tras una sobredosis de cloroquina.

Los síntomas en estos casos son las convulsiones, descenso de la presión arterial, vómitos e incluso problemas de visión o sordera.