Mientras la curva de contagios de coronavirus (Covid-19) comienza a bajar en la Ciudad de Buenos Aires y se ameseta en la Provincia, distintas provincias sufren rebrotes, en donde los casos están creciendo de manera exponencial. Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Mendoza y Salta hacen esfuerzos para evitar el colapso del sistema sanitario y piden a la población que mantenga un riguroso aislamiento en las zonas críticas.

En Córdoba, el aumento está vinculado a brotes puntuales por la movilidad social en distintas localidades, eventos clandestinos y otros vinculados a contagios en establecimientos geriátricos, en tanto el ministro de Salud, Diego Cardozo, sostuvo que desde el Centro de Operaciones de Emergencia (COE), "permanentemente se analiza la alternativa de disminuir la circulación social".

En la provincia rige la prohibición de reuniones familiares y sociales, y Cardozo anticipó que por ahora no van a solicitar autorización al Gobierno nacional para permitirlas de nuevo, al sostener que no es conveniente por el "aumento sostenido de casos positivos", y por eso en alrededor de un centenar de localidades del interior cordobés se permitirá solo actividades esenciales entre las 20 y las 8 horas, hasta el 4 de octubre.

Córdoba registra hasta hoy 22.546 casos positivos de Covid-19, 278 personas fallecidas y 686 internadas, lo que representa un 51,6 % del total de camas críticas de la salud pública y privada.

Santa Fe espera 7 semanas de crecimiento de casos

En Santa Fe, donde se espera el momento más álgido de la pandemia para inicios de octubre, la curva de contagios se mantiene en alza desde inicios de este mes, que empezó con 600/700 casos diarios y en los últimos días llegó a superar los 1500.

La ministra de Salud, Sonia Martorano, explica ese crecimiento en la incidencia de Rosario, donde se preveía un aumento importante de casos (875 este miércoles) "por la cercanía con Buenos Aires y la conexión industrial y económica que tenemos".

También, en los últimos días creció la incidencia de la ciudad de Santa Fe, que salió de una larga etapa de tranquilidad y en las últimas jornadas viene superando los 100 casos diarios, con un pico este martes de 146.

La ciudad de Santa Fe experimentó un aumento en la incidencia de casos

Las autoridades trabajan para evitar que el sistema de salud se colapse y según la ministra la forma es no circular, porque "el único horizonte es la vacuna".

Martorano, que está contagiada con Covid-19, dijo que las estadísticas indican que habrá 7 semanas de crecimiento de casos y ratificó la estrategia que comparten con Nación de "ganar tiempo", para lo cual la premisa sigue siendo el compromiso ciudadano.

Los números actuales, con 30.880 casos hasta este jueves, son los proyectados desde el inicio del aislamiento y según la ministra, se necesita "atender al resto sin que se desgaste el sistema. Por eso la necesidad de que los contagios no se den todos juntos. En este momento hay saturación, pero la red provincial de salud funciona".

De los 9031 casos activos hasta el último reporte, hay 163 pacientes en cuidados intensivos (154 con asistencia respiratoria mecánica), 308 en sala general y el resto de los casos ya se recuperaron.

Mendoza con un pico retrasado, Salta colapsada y Tucumán en aumento

En Mendoza, "presumimos que a fines de octubre y principios de noviembre sería el pico", dijo sobre el aumento de casos de coronavirus el jefe del departamento de Epidemiología de la provincia, Gonzalo Vera Bello. El último informe de hoy arrojó que la provincia cuenta con 20.413 casos positivos confirmados por Covid-19, 10.316 personas recuperadas y 242 fallecimientos.

Desde que comenzó este mes, la provincia marcó una curva de casos en crecimiento, el 6 de septiembre tuvo 290 casos positivos, el más bajo del mes, y el 10 de septiembre fue el pico más alto, con 823 casos positivos, luego promedió 600 casos diarios.

Días atrás, Mendoza debió volver a fase 1 ante la suba de positivos de Covid-19

Salta, el 1 de agosto tenía 241 casos positivos de coronavirus y hoy tiene 10.098, según el último reporte oficial del Ministerio de Salud Pública de la provincia, con una curva de contagios casi vertical, sobre todo en la ciudad Capital, y una tasa de duplicación de 14 días.

Por eso, 7 departamentos (Salta Capital, Orán, San Martín, Rosario de Lerma, La Caldera, General Güemes y Cerrillos) entraron en la fase 1 de aislamiento mientras que el resto permanece en la fase de distanciamiento social.

En tanto, el sistema sanitario provincial privado y público se encuentra casi colapsado desde que empezó este mes, por lo que las autoridades sanitarias trabajan para aumentar camas, respiradores, personal de salud y personal de limpieza y mantenimiento.

Esta situación incluso motivó el cambio del ministro de Salud provincial, ya que el gobernador Gustavo Sáenz le solicitó la renuncia a Josefina Medrano y el 10 de este mes designó en el cargo a Juan José Esteban, que estaba trabajando de gerente en el hospital Señor del Milagro.

Por último, de los 10.098 casos confirmados, 6.766 se recuperaron (67%) y hay 156 pacientes en terapia intensiva, 93 de ellos con asistencia respiratoria mecánica.

El sistema de salud salteño está al límite

Finalmente, el Ministerio de Salud Pública de Tucumán informó este jueves que se sumaron 433 nuevos casos de coronavirus, con lo que ya son 13.749 en total desde que empezó la pandemia, y se registraron 3 nuevas muertes a causa del virus, 173 desde marzo.

Del total de casos a la fecha, en el sector público hay 83 pacientes internados en sala, 159 en terapia intermedia, 46 en terapia intensiva sin asistencia respiratoria mecánica y 47 con asistencia respiratoria mecánica.

En el sector privado 100 personas se encuentran internadas en terapia intermedia, 50 en terapia intensiva sin asistencia respiratoria mecánica y 30 con asistencia respiratoria mecánica; mientras que el total de pacientes dados de alta es de 5.902.

La movilidad es la causa y los casos en barrios vulnerables la consecuencia

Un informe realizado por el Laboratorio Predictivo Urbeos resaltó que el aumento de casos que vendrá en estas provincias viene a causa de los aumentos de movilidad en las grandes urbes. Según detalla el informe, estas ciudades del interior presentaron, durante los últimos 2 meses, una tendencia sostenida con alto nivel de desplazamiento de personas hacia sus zonas centrales:

  • Córdoba: picos del 68%
  • Rosario: picos del 76%
  • Mendoza: picos del 62%
  • Salta: picos del 76%
  • Tucumán: picos del 77%

Es por esto que el informe hace especial énfasis en el control y la prevención de las zonas de nivel socieconómico más bajo, ya que es en estos lugares donde el coronavirus podría empezar a extenderse con mayor frecuencia y donde menos posibilidades de control existen. 

De hecho, el informe resalta que habrá un aumento sostenido de casos de coronavirus en distintas zonas del país, que se dará en los barrios informales de Gran Buenos Aires, donde viven 600 mil personas, de Córdoba (cercanos al anillo de la avenida Circunvalación), de Rosario (entre el área central y la avenida Circunvalación 25 de Mayo), de Mendoza (al norte de la ciudad, al este en Guaymallén y al sudoeste en Godoy Cruz), donde viven casi 330 mil personas; de Salta (en los barrios suburbanos de la ciudad) y Tucumán.