"Las noticias no se toman vacaciones", dice el dicho y Crónica HD lo sabe. En enero, el canal de noticias se ubicó tercero en el podio de las señales de cable con un 0.79 puntos de audiencia, según los datos de Kantar IBOPE Media.

Fue un enero particular, en donde el asesinato de Fernando Baéz Sosa a manos del grupo de rugbiers conmocionó a toda la sociedad, la renegociación de la deuda mantuvo en vilo a los argentinos y los vaivenes del dólar y la economía se llevaron la atención.

Crónica HD se ubicó una vez más junto al pueblo y desplegó una cobertura fuerte en móviles que siguió todos los pormenores del caso del asesinato del joven en Villa Gesell y acercó a la pantalla, análisis pormenorizados respecto del devenir de la economía de la mano de destacados especialistas.

El canal, además, hizo una fuerte apuesta a las entrevistas tanto en el piso como en los móviles. El ministro de Salud Ginés González García; Rubén Darío Castiñeiras -Pepo- desde la cárcel donde se encuentra detenido bajo el cargo de doble homicidio culposo; la pareja del verano, Nicolás Cabré y Laurita Fernández y hasta Evo Morales, fueron parte de los contenidos que posicionaron a Crónica HD como una de las tres señales más vistas.

El primer lugar se lo llevó C5N con un promedio de 2,08, con un encendido que bajó tras un diciembre con alta audiencia. Por su parte, TN sumó 1,73 y continuó segundo. Mientras que A24 se aseguró el cuarto puesto con un promedio de 0,73 y dejó por detras a Canal 26 con 0,54.

Facundo Pedrini, coordinador de aire en Crónica HD, expresó consideró que es "el resultado de un trabajo de hormiga".

"Lo de enero fue histórico. Quedar terceros después de tanto tiempo habla de un doble camino, de construcción a corto y a largo plazo", dijo Pedrini. Agregó que "Crónica, como marca y como canal, tiene una agenda social que es eterna e irreversible. Y sigue mostrando las cosas que pasan, aún cuando los signos políticos cambian. Contamos el hambre, el de Macri, el de Alberto y el de Kicillof. Crónica siempre refleja, muestra y cuenta todo. Eso es una construcción a corto y a largo plazo. Contar. Porque los problemas de la gente siguen existiendo".

También aclara que siempre se trata de un trabajo en equipo, y no hay solo un motivo o fórmula: "Fue un gran mes y Crónica como canal empezó a trabajar muy bien el cómo contar, y hubo hallazgos periodísticos particulares y concretos, con notas que el resto de la competencia no tenía, e informes exclusivos y temas propios que marcaron agenda. Y también existe una decisión del grupo, que a su vez es editorial, de cubrir. Para contar hay que cubrir. Crónica viajó a Gesell por el asesinato de los rugbiers, viajó a Pinamar, viajó a Bolivia dos veces, viajó a Uruguay a ver a Mujica. Antes, viajamos al Mundial y a la Copa América. Hay una voluntad y una decisión de poblar de notas y definitivamente me parece que cuando hay un respaldo institucional de esa forma, las cosas se vuelven más favorables. La gente se acostumbró a que si pasa algo, Crónica vuelve a estar, como hace mucho tiempo no pasaba".

Pero según Facundo, todo parte de honrar la identidad y el slogan del medio, "Firme junto a al pueblo". "Es un trabajo de hormiga que genera un hábito en la audiencia. Crónica es una pantalla que genera hábitos desde la mirada. Hay historias chiquitas, de baldosa, que hacen un todo. Vamos siempre de lo particular a lo general. Nos diferenciamos del resto de las señales de noticias que abordan la coyuntura desde los textos sagrados porque Crónica agarra el libro de quejas".

De cara al 2020, el productor destaca que "Crónica va a seguir contando, mostrando, diciendo y ponchando. Poniendo micrófonos donde los tiene que poner. Nuestra mejor opinión es mostrar. Es un tono descriptivo, no valorativo y buscamos que la gente se exprese a través de este vehículo. El pueblo habla acá y es nuestro conductor estrella. Crónica es esencialmente un medio popular que a su vez es nuestra propia vara, cuando emitimos contenidos que rozan lo masivo pero no lo popular, la gente te lo hace saber. Crónica gana y gana bien en esos aspectos".

Para concluir, describe cuáles serán los nuevos desafíos de la señal: "Cada escalón que vamos subiendo es nuestro nuevo piso. La exigencia es total, y la competencia es realmente hostil. Competimos contra tanques y dinosaurios con nuestras armas que son nuestra identidad, nuestro pacto de lealtad y ese cuadrilátero sagrado de las creencias, la fe, los ídolos populares y las historias de mesita de luz. Alberto dijo que hay que pensar en los últimos. Y Crónica se ocupa de los últimos. Es un canal de mayorías por ese motivo".