Un total de 66 gobiernos y 102 ciudades se comprometieron ayer a alcanzar emisiones de cero de carbono para 2050, informó Naciones Unidas, una alianza a la que se van sumando regiones, ciudades y empresas.

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, sostuvo ayer al inaugurar la Cumbre de Acción Climática, realizada en la ciudad de Nueva York y de la que estuvieron participando más de 60 jefes de Estado, que si bien "nos estamos quedando sin tiempo, aún no es demasiado tarde" para asumir un compromiso y acciones sobre la problemática.

"La emergencia climática es una carrera que estamos perdiendo, pero es una carrera que podemos ganar. La crisis climática está causada por nosotros y las soluciones deben venir de nosotros. Tenemos las herramientas: la tecnología está de nuestro lado", dijo Guterres en un discurso ante decenas de líderes internacionales.

La joven activista Greta Thunberg dio unos discursos más duros (ver aparte). El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó por sorpresa al auditorio de Naciones Unidas donde se celebra la Cumbre, pero no intervino en esa reunión de alto nivel a la que no estaba previsto que acudiera. El mandatario, cuya prevista ausencia en el cónclave era uno de los aspectos más comentados de la cita, llegó a la reunión cuando el primer ministro de la India, Narendra Modi, comenzaba su discurso, y le aplaudió cuando finalizó.

Líderes, empresas y la sociedad civil debatieron ayer pasos potencialmente de gran alcance para enfrentar el cambio climático. A medida que la contaminación del carbono, el aumento de las temperaturas y la destrucción del clima continúan en ascenso, y aumenta la reacción pública, la Cumbre en Nueva York se ofreció como un "punto de inflexión", según la ONU, a la inercia y el impacto global climático, pero siempre que haya muchos países unidos en esta dirección.

La ONU estima que el mundo necesitaría aumentar sus esfuerzos entre tres y cinco veces para contener el cambio climático, frenar el aumento del calentamiento a 1,5 grados como máximo, y evitar el aumento del daño climático que ya se está produciendo en todo el mundo.

Muchos países utilizaron la Cumbre para demostrar los próximos pasos sobre cómo para 2020 actualizarán sus Contribuciones Determinadas Nacionalmente con el objetivo de reducir colectivamente las emisiones en al menos un 45% para 2030 y preparar estrategias nacionales para lograr la neutralidad de carbono a mediados de siglo.

Esta es una alianza que reúne a las naciones para mejorar la acción en 2020, así como a aquellas que trabajan para lograr emisiones netas de CO2 cero para 2050.

En total, 59 naciones ya manifestaron su intención de presentar un plan de acción climática mejorado (o NDC), y otras 9 naciones comenzaron un proyecto interno para impulsar la ambición y hacer que esto se refleje en sus planes nacionales.

En términos del denominado "grupo 2050", la ONU informó que son exactamente 66 los gobiernos comprometidos en emisiones cero, a lo que se unen 10 regiones, 102 ciudades, 93 empresas y 12 inversores, todos comprometidos con emisiones netas de CO2 cero para 2050.