Las autoridades sanitaria de la provincia de Corrientes detectaron un brote de coronavirus (Covid-19) en un hospital pediátrico, por lo que en las próximas 48 horas se analizará si se procede a un cambio de fase del aislamiento, según el alcance de los contagios, informó el comité de crisis en una rueda de prensa.

“En 48 horas vamos a medir la proyección y posibilidad de compromiso ciudadano de este brote en conglomerado, detectado en el hospital pediátrico Juan Pablo II”, dijo esta tarde en rueda de prensa el ministro de Salud Pública de Corrientes, Ricardo Cardozo, al anunciar que allí fueron diagnosticadas 21 personas con Covid-19. La última vez que la ciudad tuvo un brote tan grande fue en cárcel, con 23 contagios y fue a principios de junio.

Cardozo agregó que aunque el brote está “controlado porque cada caso tiene trazabilidad, eso no implica que a lo mejor en 48 horas se recomiende el cambio de fase”.

El gobernador de la provincia, Gustavo Valdés llamó a la responsabilidad ciudadana y a la prevención en un mensaje en Twitter: "Transcurrimos un período de alerta máxima respecto a la situación de la pandemia en la Capital. Los próximos días son claves para observar la evolución de los casos". A eso agregó, enfáticamente: "Pedimos a todos los capitalinos extremar los cuidados y respetar las medidas de prevención. Seamos Responsables".

Tras varios días, la Capital vuelve a ser la localidad con más casos activos, con 36. Paso de los Libres quedó con 31, 6 Mocoretá, 5 de Itatí y 2 de Alvear. Corrientes se encuentra en fase cinco, con 80 casos positivos activos.

Actualmente el total de recuperados en la provincia es de 158. Vale mencionar que hay 2 fallecidos hasta ahora. De los casos activos, 11 están internados en el hospital de campaña. Se encuentran clínicamente estables junto con otras23 personas sospechosaso con hisopados negativos. Por último, 2185 personas se encuentran aisladas preventivamente y 15500 ya fueron dados de alta de esa condición.

El nuevo brote de coronavirus

El nuevo brote corresponde a personal de salud, cinco niños pacientes del área de quemados y cinco madres que acompañan a sus hijos internados en el hospital pediátrico, cuyos test tuvieron resultados este lunes, según indicó el ministro de Salud Pública.

Por otra parte, debido a que el personal de salud afectado también se desempeña en clínicas privadas, fueron cerrados el sanatorio del Norte y la clínica del Iberá de la capital, donde, según la directora de Epidemiología, Angelina Bobadilla, se estableció “una pausa” y no una suspensión por 14 días.

“Se están tomando medidas concretas en nuestro hospital y hemos mantenido reuniones en el sector privado, para trabajar en medidas conjuntas teniendo en cuenta que el personal trabaja en uno y otro sector”, dijo al respecto el ministro.

En ese sentido, se tomó la decisión de reforzar la protección al personal de Salud, se corrigieron y mejoraron circuitos dentro de los hospitales para evitar que el personal del servicio público pase al sector privado y se van a restringir visitas a los pacientes.