Cada 30 de julio, se celebra mundialmente el Día de la tarta de queso. Popularmente conocida como Cheescake, se cree que este postre se dio a conocer por primera vez en la antigua Grecia durante la celebración de los Juegos Olímpicos del 776 AC.

El postre fue elegido para semejante evento por resultar un buen aporte de energía para los deportistas y atletas. Los romanos y su Imperio fueron los que ayudaron a difundir la receta del Cheesecake y finalmente en el siglo XIX llegó a Estados Unidos.

En América, el aporte a la preparación fue por un error en la cocina de William Lawrence, un productor lechero, que  quiso competir con un queso francés pero no le resultó

Esta equivocación generó un gran invento: el queso crema o Philadelphia, ingrediente que actualmente le da un toque particular al famoso cheesecake. Fue en Estados Unidos donde se inició la costumbre de celebrar cada 30 de julio su día alusivo.

Si bien, la mayoría de las recetas responden a la capitalizada por Estados Unidos, en el resto del mundo existen diferentes versiones para el mismo postre

En países como Italia, el cambio se centra en el queso, con recetas que recurren al queso mascarpone y ricotta y miel. Por su parte, los griegos utilizan feta o Mizithra y los alemanes añaden queso cottage y no realizan la base con galletas, sino con masa recién preparada. 

Polonia tiene su propia versión conocida como sernik o y Japón recurre a ingredientes diferentes, donde combinan claras de huevo y almidón de maíz

Los pasteleros más rebuscados han desarrollado versiones del postre con quesos azules, chiles picantes, marisco y tofu entre otros ingredientes.

Después de cuatro mil años de vida, la tarta de queso ha logrado recorrer los paladares del mundo y son pocas las personas que pueden resistirse a una porción de cheesecake.

Receta del Cheescake

Al ser el cheesecake uno de los postres más solicitados por sus clientes, Usina Cafetera compartió en honor al día del postre su receta: 

Para acompañar esta deliciosa torta, Usina Cafetera recomienda un café sumamente fresco y ligero como su blend de invierno

Ingredientes

  • Arándanos 500 gr
  • Azúcar impalpable 375 gr
  • Cookies molidas 300 gr
  • Crema de leche 685 gr
  • Dulce de frambuesa 450 gr
  • Esencia de vainilla 1 cda
  • Harina 87 gr
  • Huevos 475 gr
  • Manteca 150 gr
  • Queso crema 1250 gr
  • Ralladura de limón 2 cdas

Método de elaboración

  • En un bowl mezclar cookies molidas con manteca derretida hasta formar una pasta.
  • Cubrir con esta pasta ½ cm de altura de base de una cintura cuadrada con papel aluminio en el fondo.
  • Hornear 8 minutos a 180° C y enfriar.

Para la crema de queso:

  • En un bowl mezclar queso crema firme y huevos con batidora de mano hasta integrar.
  • Agregar azúcar impalpable y mezclar con espátula de goma perfumando con ralladura de limón y esencia de vainilla.
  • Añadir crema de leche y volver a batir con la batidora.
  • Incorporar harina tamizada mezclada con un poquito de la mezcla para evitar grumos.
  • Unir ambas preparaciones con un batido corto y verter sobre la base de cookies horneada.
  • Colocar un cuadrado de papel manteca en contacto con la crema y hornear a 145° C por 60 minutos.
  • Enfriar y retirar el papel.
  • Cubrir prolijamente con dulce de frambuesa y arándanos frescos por encima.
  • Terminar decorando con rulos de chocolate blanco y macarrones.